viernes, 22 de septiembre de 2017

Escalar el vacío


Sin duda, no soy de este mundo, aunque tampoco de ningún otro; los senderos son del primero; los destinos, de los otros. Solo me queda trepar sin ton ni son en el aire, horadar la hierba infesta o girar y girar al unísono con los cantos de odio y venganza que se acunan en mi corazón. 

jueves, 21 de septiembre de 2017

Columpio a la muerte


Sube la noche y baja el día en la hamaca, ahora vacía. Se columpia hasta el cielo y desciende hasta el averno; subibaja cósmico, balancín de sueños, ola de túneles y mares abiertos, en perfecto equilibrio entre este tiempo y ese otro que se rehúsa a pasar.

miércoles, 20 de septiembre de 2017

Muerte en la curva


Da lo mismo nacer o no nacer sabiendo que es igual matar o morirse. El arco iris que surge de ese diente enardecido no llegará a su otro extremo hasta que un día sepa por qué debería cumplir con su innata curvatura.

martes, 19 de septiembre de 2017

Telúrica
(A mis cuates mexicanos, pero también a otros)

Apenas el verde destino sabe del sismo en sus entrañas, la incontinencia que fluye por su savia, la callada potencia en su pistilo erigido en nombre de indeseables generaciones. Al alba silban los rayos de agua que apagan el sol, al ocaso los granos de arena entonan el réquiem por quienes nada apetecen.



lunes, 18 de septiembre de 2017

Aún tengo fuerzas



Es cierto que las estatuas no tiritan ante llamas del cielo, tampoco se inmutan ni compadecen de aquellos a quienes representan. No serían piedra, mármol, bronce, yeso o botellas de plástico. Su ser es el haber sido otros, esos atletas niños que aún no nacen para morir por ellas.

domingo, 17 de septiembre de 2017

Sangre de fuerza



A pétalos gotea su sudor de buen atleta; vallas tras vallas lo más alto reduce las distancias entre lo que se ensucia aquí y lo que vive allá; tras el cerco final un carrusel de algazara circula un cuerpo más adecuado, una aorta exultante, otra sangre más auténtica.

sábado, 16 de septiembre de 2017

Salmoneando


Hay otros hombres en mis venas, solos, supremos, independientes; juegan a las carreras, a las escondidas, a las canicas hechas de ojos que aún no ven lo que pasa afuera; saltos sobre arroyos de sangre y yendo a contracorriente, montados en salmones negros o en gacelas de luz que corta a tajadas su recorrido.

lunes, 11 de septiembre de 2017

Lo quiero ahora


Llueve sin parar sobre lo que apenas existe; las palabras vuelan despavoridas, huyen flamígeras entre tanto desperdicio. Puente, cráter, prado, novia; nada vale ni exhala; implume aquel que da fe de lo que no se remedia. Un eructo clama desde el abismo; los rayos rechazan su luz; los brazos antiguos quieren aniquilar su pasado. (RSB)

domingo, 10 de septiembre de 2017

¿Tormenta o tormento?

Si hay un remanso en la marejada es en la curva de la ola antes de aplastar aún más a los lenguados. Una caricia de sal y espuma amortigua la fuerza vesánica que bombardean las aves guaneras antes de clavarse en el ojo del sol. Con todo, sigo preguntándome si el hombre es la negra marea que aniega toda esperanza o si sus cromosomas coronan las fauces de un lobo presumido (RSB)

viernes, 8 de septiembre de 2017

Brújula


El árbol marca los cuatro puntos ordinales: el tropel de pájaros sobre huevos de acero; el cardumen de azules anguilas en la falla marina; volcanes donde se encienden cigarrillos, puros, habanos y eventuales pasiones; agujero perfecto de golf inmaculado, donde todo es tragado y bienvenido: ¡un hoyo en uno! (RSB)

domingo, 3 de septiembre de 2017

Agnosticismo poético

A la pregunta del gran poeta peruano Enrique Verástegui sobre mi cosmovisión a través de la poesía, aquí mi respuesta, aparecida hoy 3 de setiembre en el diario Expreso:


Querido Enrique, me preguntas cuál es la visión del mundo a través de mi poesía, y yo, en principio parafraseando a Martín Adán, te respondería: “Vete a mirar el desconcierto y la nada”. Pasa que mientras más me pregunto qué es la poesía o qué es la vida, no entiendo exactamente qué son. Es como San Agustín que decía sobre el tiempo:Si nadie me lo pregunta, lo sé; pero si quiero explicárselo al que me lo pregunta, no lo sé.” O Einstein que sabía que la masa y la energía existen, pero que no podía definirlas. De ahí mi vacilación ante lo que palpita, el transcurrir azaroso de las acciones y pasiones, las cosas venturosas o desdichadas que suceden en cada quien, el curso veleidoso que corren los vientos, el mar de donde proviene y termina lo existente, el metálico aire que recorre sin fronteras por el planeta y que nos da vida y nos la quita cuando le place, la esquividad de las cosas para que alguien las conozca y las reconozca por su primacía sobre el ser humano. Con todo, no sé que es la piedra, pero la menciono y me tropiezo con ella a cada instante; no sé qué es, por ejemplo, el amor, y sin embargo lo sufro o lo venero; no sé quién es el prójimo que me abraza o me hiere por la espalda, y aun así supongo que debo creer que ello tendrá una razón de ser que yo ignoro. Y, por cierto, nada sé de Dios, sus atributos ni tributos de píos y paganos y, no obstante, con la poesía que ensayo alguna vez he querido desentrañar su misterio, pero eso ha sido en vano, sea porque Él nunca permitirá ser visto o porque la poesía nunca lo podrá alcanzar. 

sábado, 2 de septiembre de 2017

Sí, soy el judío errante


Sí, sí; yo soy el judío errante Ahasverus. Felizmente, algunas pocas personas ya lo saben. Aquí un poema mío de hace 25 años, ni más ni menos, y sigo siendo ese más que exhausto peregrino. (RSB)

Imagen: cuadro de Marc Chagall.



viernes, 25 de agosto de 2017



¡FIPLIMA-SITIO WEB-PROGRAMA YA!
FIPLIMA-WEBSITE PROGRAMA NOW!


Estimados amigos, aquí está la página web actualizada del IV FIPLIMA y su programa detallado: www.fiplima.com
Dear poets, hereby the up-dated FIPLIMA'S website and its detailed program: www.fiplima.com

Sitio construido por @Jaime Pinedo Pichín / @Website powered by Jaime Pinedo Pichín


miércoles, 9 de agosto de 2017

Reposo



El hierro aún duerme en los entresijos de una ira, de esas que rememoran el cuervo niño, las olas de sangre bajo un mar impoluto, una vaga manera de ser hálito expulsado a quemarropa contra el aire surgido de otro mar, de otro infierno o simplemente de una palmada amable acribillada en pleno vuelo. (RSB)

sábado, 29 de julio de 2017


Julia del prado (Perú)
responde a Bonifacio



1.                  ¿Tienes alguna objeción contra el mar?
No. Me asombra desde niña porque me sugiere preguntas y muchas respuestas. Me atrae el sonido que llega a su orilla.

2.                 ¿En qué partes de la Tierra crees que se podría plantar árboles de poesía?
La poesía florece en cualquier lugar del planeta.

3.                 ¿Es la soledad principio o fin de todo lo que existe?
Ni principio. Ni fin. Sólo existe y de lo que se trata es que como se lleva.

4.                 ¿Qué prefieres ser: buen escritor pero desdichado o uno mediocre o pasable pero feliz?
Hay escritores que parece su desdicha ha sido su dicha. Sólo escribo y en ocasiones puedo ser feliz.

5.                 ¿Es la locura un ingrediente básico del verdadero genio?
Así dicen. Un ingrediente de locura no hace mal, al contrario.

6.                 Sinceramente, ¿qué piensas de todos aquellos que te rodean y que no escriben o no se dedican a ninguna actividad artística?
No son contrarios a mi ser, a mi persona.

7.                 ¿Has dicho la verdad cuando has mentido o mentido cuando hablabas en serio?
Lo verosímil es parte del arte de escribir. No lo verdadero. Tengo imaginación y por lo tanto fantasía.

8.                ¿Qué o a quién no soportas?
No soporto “a las pulgas” que hay por doquier.

9.                 ¿Cuál es tu principal fobia o miedo, cuál tu principal placer o amor?
Fobia o miedo: La claustrofobia. Amo las musas que vienen a mí, las celebro cuando están plenas. Y admiro a las personas solidarias y generosas.

10.             Si alguien te dijera que en realidad no le gusta tu trabajo literario, del tipo que sea, aunque muchos digan lo contrario, ¿cómo te sentirías y qué le dirías?
Pues respeto a los que no les guste. Existe el libre albedrío y es bueno que esté presente.

11.              ¿Alguna opinión sobre los políticos y la política de tu medio?
Los actuales políticos de nuestro país y algunos del mundo, no me merecen respeto.

12.             ¿Por qué no has leído todos los libros que reposan en tu biblioteca? ¿Haces poda periódica de ellos?
Pues algunos lo he leído y releído. Otros los he leído una sola vez.Otros los leen los miembros de mi familia y amigos. Si he donado libros para la formación de bibliotecas. Me agrada que vayan a buenas manos y que cumplan el propósito de comunicación entre escritor y lector.

13.             ¿Crees que ya has llegado a escribir el libro que querías?
No. Uno está en la búsqueda y encontrando respuestas.


14.             De lo anterior, ¿por qué seguir escribiendo si, en su momento, ya se dijo bien lo que se tenía que decir? ¿Por qué seguir usando las palabras?
Porque ellas surgen, te atrapan y las das.

15.             ¿Libros de cabecera, de sala, de micro, de metro, de baño?
Ellos hacen su recorrido por todos estos lugares y se les toma para gozar.

16.             ¿Qué sucedería si no existieran las ostras y las uvas Malbec?
Pues existen otras uvas y otros platos, que dan  olor y sabor a  la vida. Un vaso de pisco o un piscosour nunca viene mal.

17.              Si no fueras humano, ¿qué cosa concreta o abstracta te gustaría ser?
Soy humana.

18.             ¿Has amado u odiado más de lo debido?
Odio y amor, dos opuestos que se atraen.

19.             ¿Piensas que el mundo sería distinto si no existiera la poesía?
No lo sé.  Lo interesante o importante es que existe.

20.            ¿Qué prefieres: al poeta o su poesía?
Van juntos y confortables, de la mano.

21.             Los artistas, como ellos así lo creen, ¿sufren y gozan más intensamente que los demás mortales?
No lo creo. La humanidad sufre, ríe, llora, canta, esto incluye a los artistas.

22.            ¿Algún problema con el suicidio?
No. Lo entiendo.

23.            ¿Qué tanto de lo que crees que proyectas en los demás consideras cierto en ti?
Pues exactamente que te puedo decir. En la vida se aprende a medida que pasa y lo mejor de ella es la capacidad de asombro y meditación. El encuentro con la paz interior.

24.            ¿Cuál ha sido tu déjà vu más persistente?
No lo sé. La alegría de vivir es lo que más me place.

25.            Si hoy a la medianoche fuera el fin del mundo, ¿exactamente qué es lo que harías?
Abrazaría a los que están conmigo en ese momento y me voy con ellos. El cariño y afecto, hasta el último día.


Liliana Miranda (Perú) 
responde a Bonifacio


  1. ¿Tienes alguna objeción contra el mar? Infinito, peligroso, profundo. Vida y muerte. Tiene un romance visceral con la luna.  
  2. En qué partes de la Tierra crees que se podría plantar árboles de poesía? La poesía está ahí, en todas partes.
  3. ¿Es la soledad principio o fin de todo lo que existe? Una buena compañía.
  4. ¿Qué prefieres ser: buen escritor pero desdichado o uno mediocre o pasable pero feliz? Para escribir da más la desdicha, la felicidad es un rayo veloz.
  5. ¿Es la locura un ingrediente básico del verdadero genio? La columna vertebral.
  6. Sinceramente, ¿qué piensas de todos aquellos que te rodean y que no escriben o no se dedican a ninguna actividad artística? Que se la pierden. Suponiendo que se dan cuenta.
  7. ¿Has dicho la verdad cuando has mentido o mentido cuando hablabas en serio? La verdad que hubiera querido.
  8. ¿Qué o a quién no soportas? En este orden: hipócritas, mediocres y fanáticos.
  9. ¿Cuál es tu principal fobia o miedo, cuál tu principal placer o amor? Mientras los míos estén sanos, todo está bien. Fobia a que me ausculten los médicos. Al encierro. Placer al crear, al amar, al rastrear playas agrestes.
  10. Si alguien te dijera que en realidad no le gusta tu trabajo literario, del tipo que sea, aunque muchos digan lo contrario, ¿cómo te sentirías y qué le dirías? Al momento me chocaría, pero si no le gusta, está en su derecho.
  11. ¿Alguna opinión sobre los políticos y la política de tu medio? Que se destruyan entre ellos.
  12. ¿Por qué no has leído todos los libros que reposan en tu biblioteca? ¿Haces poda periódica de ellos? Porque no he tenido tiempo. Me gusta también leer el mundo caminándolo.
  13. ¿Crees que ya has llegado a escribir el libro que querías? No lo he pensado. Sigo trabajando en lo que me gusta.
  14. De lo anterior, ¿por qué seguir escribiendo si, en su momento, ya se dijo bien lo que se tenía que decir? ¿Por qué seguir usando las palabras? Son necesarias, una válvula de escape.
  15. ¿Libros de cabecera, de sala, de micro, de metro, de baño? De cabecera: poesía, haikus, lógica, cuentos y novelas cortas, El Principito. De sala: arte, fotografía, mis libros. Tina Modotti hoy va conmigo a todas partes.
  16. ¿Qué sucedería si no existieran las ostras y las uvas Malbec? Si no existiera el vino, sí habría un problema.
  17. Si no fueras humano, ¿qué cosa concreta o abstracta te gustaría ser? Un tigre. Cauto, elegante, y fiero.
  18. ¿Has amado u odiado más de lo debido? Amado, Sí. Renegado, Sí.
  19. ¿Piensas que el mundo sería distinto si no existiera la poesía? No, igual de complicado.
  20. ¿Qué prefieres: al poeta o su poesía? Su poesía. A veces no concuerdan.
  21. Los artistas, como ellos así lo creen, ¿sufren y gozan más intensamente que los demás mortales? Tienen un mundo interior muy intenso y complejo. No se adaptan a lo convencional. O se hacen.
  22. ¿Algún problema con el suicidio? No sé si el suicidio tenga algún problema conmigo.
  23. ¿Qué tanto de lo que crees que proyectas en los demás consideras cierto en ti? Nos quedaremos con la duda.
  24. ¿Cuál ha sido tu déjà vu más persistente? Con Lola Flores y con Ignacio, el fraile español que fui en el siglo XV.
  25. Si hoy a la medianoche fuera el fin del mundo, ¿exactamente qué es lo que harías? Sería un caos. Repetiría hasta que me caiga el mundo encima que ellos son lo mejor que me pasó en la vida.


viernes, 28 de julio de 2017

Maoli Mao 
(Perú)
responde a Bonifacio



  1. ¿Tienes alguna objeción contra el mar?
Todas: es demasiado hermoso.

  1. ¿En qué partes de la Tierra crees que se podría plantar árboles de poesía?
En los corazones. Pero si estos no respondieran, los plantaríamos en las piedras.

  1. ¿Es la soledad principio o fin de todo lo que existe?
La soledad es el principio de todo lo que existe.

  1. ¿Qué prefieres ser: buen escritor pero desdichado o uno mediocre o pasable pero feliz?
Feliz definitivamente y buen escritor; pero si tuviera que elegir entre ambas opciones, preferiría ser feliz, definitivamente.

  1. ¿Es la locura un ingrediente básico del verdadero genio?
Creo que sí; sin ese ingrediente no serían posibles los sueños y quimeras. Donde un “cuerdo” no percibe nada, un “loco” sí es capaz de percibir lo increíble.

  1. Sinceramente, ¿qué piensas de todos aquellos que te rodean y que no escriben o no se dedican a ninguna actividad artística?
Que son personas estupendas, sin paltas.

  1. ¿Has dicho la verdad cuando has mentido o mentido cuando hablabas en serio?
“Siempre digo la verdad; incluso cuando miento digo la verdad”

  1. ¿Qué o a quién no soportas?
A Maoli Mao.

  1. ¿Cuál es tu principal fobia o miedo, cuál tu principal placer o amor?
La falsedad porque destruye. Dios es mi principal amor personal

  1. Si alguien te dijera que en realidad no le gusta tu trabajo literario, del tipo que sea, aunque muchos digan lo contrario, ¿cómo te sentirías y qué le dirías?
Me pondría en posición Zen, a pensar en qué momento se me jodió el día y le daría las gracias (toda crítica que no sea personal es buena).

  1. ¿Alguna opinión sobre los políticos y la política de tu medio?
¡Uf! Trataré de resumir. Los políticos son unos malditos que eligen hasta a una combi si esta pudiera llevarlos al pináculo del poder, aún si la combi no contara con SOAT, tuviera las turbinas atascadas, botara gas monosódico, dejando a su paso el aire espeso y putrefacto, y con los frenos dañados.

  1. ¿Por qué no has leído todos los libros que reposan en tu biblioteca? ¿Haces poda periódica de ellos?
Por falta de tiempo. No hago poda de ninguno.

  1. ¿Crees que ya has llegado a escribir el libro que querías?
Siempre escribo el libro que quiero, pero no siempre quedo contenta y cuando escriba el siguiente seguiré pensando seguramente lo mismo.

  1. De lo anterior, ¿por qué seguir escribiendo si, en su momento, ya se dijo bien lo que se tenía que decir? ¿Por qué seguir usando las palabras?
Hay temas que no nos dejan en paz (las razones son muchas).

  1. ¿Libros de cabecera, de sala, de micro, de metro, de baño?
Los de historia.

  1. ¿Qué sucedería si no existieran las ostras y las uvas Malbec?
Nada por lo primero, pero si no existieran las uvas Malbec, NOOOOO.

  1. Si no fueras humano, ¿qué cosa concreta o abstracta te gustaría ser?
Una estrella en el infinito.

  1. ¿Has amado u odiado más de lo debido?
No.

  1. ¿Piensas que el mundo sería distinto si no existiera la poesía?
Tal vez. Pero eso es imposible: la poesía está en casi todo.

  1. ¿Qué prefieres: al poeta o su poesía?
Al poeta.

  1. Los artistas, como ellos así lo creen, ¿sufren y gozan más intensamente que los demás mortales?
No, para nada. Es un cuento que se achacan para sentir que sus sufrimientos son más válidos o sus excesos justificables.

  1. ¿Algún problema con el suicidio?
No; el suicidio tiene problemas conmigo, aunque existiera siquiera una pequeñita razón válida. El suicidio responde: Vade retro.

  1. ¿Qué tanto de lo que crees que proyectas en los demás consideras cierto en ti?
85%

  1. ¿Cuál ha sido tu déjà vu más persistente?
Tener la sensación de estar parada, sentir y concebir exactamente el mismo contexto ya, pasado (siempre relacionado al clima).

  1. Si hoy a la medianoche fuera el fin del mundo, ¿exactamente qué es lo que harías?

Gritaría: ¡Bien! ¡Excelente! ¡Ya era hora! Por “fin”! 
Patricia Temple (Perú)
responde a Bonifacio



  1. ¿Tienes alguna objeción contra el mar?
Amo el mar.

  1. ¿En qué partes de la Tierra crees que se podría plantar árboles de poesía?
Se podrían plantar árboles de poesía en la selva peruana.

  1. ¿Es la soledad principio o fin de todo lo que existe?
Se podrían plantar árboles de poesía en la selva peruana.

  1. ¿Qué prefieres ser: buen escritor pero desdichado o uno mediocre o pasable pero feliz?
Sin lugar a dudas, soy una escritora dichosa. Discrepo con la mediocridad y el éxito logrado sin esfuerzo ni talento.

  1. ¿Es la locura un ingrediente básico del verdadero genio?
Una dosis de locura es indispensable para la creación.

  1. Sinceramente, ¿qué piensas de todos aquellos que te rodean y que no escriben o no se dedican a ninguna actividad artística?
Respeto a los seres humanos cualquiera sea su actividad profesional u oficio.

  1. ¿Has dicho la verdad cuando has mentido o mentido cuando hablabas en serio?
Intento decir lo primero que pasa por mi mente.

  1. ¿Qué o a quién no soportas?
No soporto a la gente fatua, a quienes creen ser superiores tan solo por ser poseedores de bienes materiales.

  1. ¿Cuál es tu principal fobia o miedo, cuál tu principal placer o amor?
Amo enamorarme y detesto el rechazo por razones de salud. El maltrato y la discriminación me espantan. Admiro a los valientes y corajudos, que no temen caminar con su verdad por delante.

  1. Si alguien te dijera que en realidad no le gusta tu trabajo literario, del tipo que sea, aunque muchos digan lo contrario, ¿cómo te sentirías y qué le dirías?
Respeto a quienes no les gusta mi trabajo. No reacciono mal, es Normal. A otras personas sí les llena mi labor y me alegro de ello.

  1. ¿Alguna opinión sobre los políticos y la política de tu medio?
La política es un asunto podrido en nuestro medio.

  1. ¿Por qué no has leído todos los libros que reposan en tu biblioteca? ¿Haces poda periódica de ellos?
No se me ocurre desprenderme de ninguno de mis libros. Son tesoros heredados de mis padres y otros son compras entrañables. Son mis mejores amigos esos libros míos.

  1. ¿Crees que ya has llegado a escribir el libro que querías?
Creo que trabajo cada día por el placer de escribir y no pienso en lograr el libro soñado.

  1. De lo anterior, ¿por qué seguir escribiendo si, en su momento, ya se dijo bien lo que se tenía que decir? ¿Por qué seguir usando las palabras?
Adoro cada palabra, consonante, sílaba. Es un verdadero placer escribir diariamente. Un rito sagrado a diario. Acaricio las palabras con los labios y las yemas de los dedos.

  1. ¿Libros de cabecera, de sala, de micro, de metro, de baño?
Libro de mesa de noche, de sofá, de baño y de taxi.

  1. ¿Qué sucedería si no existieran las ostras y las uvas Malbec?
Soy deportista y no bebo vino ni como uvas desde la más tierna infancia.

  1. Si no fueras humano, ¿qué cosa concreta o abstracta te gustaría ser?
He amado y amo profundamente. Mis odios no duran más de 30 minutos. Quienes me ofenden sin razón merecen el desprecio del ignorante.

  1. ¿Has amado u odiado más de lo debido?
Si no fuera humano, me gustaría ser letras, palabra o un verso.

  1. ¿Piensas que el mundo sería distinto si no existiera la poesía?
El mundo es un cúmulo de sensaciones y emociones en instantes precisos. La poesía se inscribe en ese concepto. El mundo sería yerto y desértico sin poemas.

  1. ¿Qué prefieres: al poeta o su poesía?
Poesía antes que poeta. Este es un ser humano con los defectos y taras comunes a los mortales. La poesía es sagrada.

  1. Los artistas, como ellos así lo creen, ¿sufren y gozan más intensamente que los demás mortales?
Los artistas sufren o gozan de manera distinta. Son más susceptibles. Aquellos que van por el mundo llorando, son falsos artistas vestidos de poses.

  1. ¿Algún problema con el suicidio?
Ningún intento de suicidio. La vida es demasiado hermosa.
Valoro hoy aquello, que amo y debo preservar. Los malos momentos pasan fugaces. Mi voluntad por la vida es poderosa.

  1. ¿Qué tanto de lo que crees que proyectas en los demás consideras cierto en ti?
No pienso en lo que yo proyecto a los demás. No es importante en lo absoluto. Me río de la opinión ajena. He superado esas taras hace mucho. Valen las obras, el esfuerzo diario, el talento en base al oficio.

  1. ¿Cuál ha sido tu déjà vu más persistente?
Cualquier tarde de verano. Un día soleado es mi déjà vu más frecuente.

  1. Si hoy a la medianoche fuera el fin del mundo, ¿exactamente qué es lo que harías?

Si esta noche fuera el fin del mundo, no me alteraría. Mis asuntos materiales ya en orden, mis hijos seguros. Me sentaría como cada día a escribir versos, poemas, narrativa. En mi ley.