martes, 24 de enero de 2012


Indran Amirthanayagam responde a Bonifacio

1.    ¿Tienes alguna objeción contra el mar?
Sin el mar no hubiera sido isleño.

2.    ¿En qué partes de la Tierra crees que se podría plantar árboles de poesía?
Árboles puedan florecer en todas partes donde hay agua, amor y días soleados. Según los resultados de mi propia encuesta, se encuentran tales arboles aun en países al otro lado de la iluminación, digo los que se han caído bajo el mando de un marciano vestido de civil.

3.    ¿Es la soledad principio o fin de todo lo que existe?
Es un elemento de la existencia junto con todos los demás que dan periodicidad a la vida.

4.    ¿Qué prefieres ser: buen escritor pero desdichado o uno mediocre o pasable pero feliz?
La pregunta es una trampa. Prefiero no responderla.

5.    ¿Es la locura un ingrediente básico del verdadero genio?
Sí.

6.    Sinceramente, ¿qué piensas de todos aquellos que te rodean y que no escriben o no se dedican a ninguna actividad artística?
Sin ellos el mundo humano sería demasiado egoísta y competitivo.

7.    ¿Has dicho la verdad cuando has mentido o mentido cuando hablabas en serio?
La mentira es tan sofisticada que uno no se da cuenta de su naturaleza en el momento de su decir.

8.    ¿Qué o a quién no soportas?
Soporto todo y por eso tengo un poco de panza para acomodar aun las peores grasas.

9.    ¿Cuál es tu principal fobia o miedo, cuál tu principal placer o amor?
Que desaparezca la Musa por un largo tiempo es mi principal miedo; que no me deje descansar, mi principal placer.

10.  Si alguien te dijera que en realidad no le gusta tu trabajo literario, del tipo que sea, aunque muchos digan lo contrario, ¿cómo te sentirías y qué le dirías?
Me sentiría triste por un tiempo hasta que pueda escribir un poema en mi defensa.

11.  ¿Alguna opinión sobre los políticos y la política de tu medio?
La política refiere a los asuntos de la comunidad. La poesía alimenta el espíritu y da consuelo al rehén. Es un antídoto fuerte contra el sentido de debilidad ante los desafíos que nos trae la política.

12.  ¿Por qué no has leído todos los libros que reposan en tu biblioteca? ¿Haces poda periódica de ellos?
A veces uno compra un libro por la portada.

13.  ¿Crees que ya has llegado a escribir el libro que querías?
Sí, pero solo una parte. Falta el resto de mi vida para completar el epílogo.

14.  De lo anterior, ¿por qué seguir escribiendo si, en su momento, ya se dijo bien lo que se tenía que decir? ¿Por qué seguir usando las palabras?
Ya he dado respuesta a la primera parte de esta pregunta. A la segunda, las palabras no usadas se quedan en el espíritu como piedras en los riñones. Hay que sacarlas.

15.  ¿Libros de cabecera, de sala, de micro, de metro, de baño?
Todos son libros. No necesito repartirlos según la geografía de mi vida.

16.  ¿Qué sucedería si no existieran las ostras y las uvas Malbec?
Nada en particular. Mejor pensar qué hubiéramos hecho con la carne del pájaro dodo.

17.  Si no fueras humano, ¿qué cosa concreta o abstracta te gustaría ser?
Soy humano limitado por mi imaginación humana.

18.  ¿Has amado u odiado más de lo debido?
Amado, sí.

19.  ¿Piensas que el mundo sería distinto si no existiera la poesía?
Un poco más distinto que si no hubiera existido la uva Malbec o el crustáceo que se llamara ostra.

20.  ¿Qué prefieres: al poeta o su poesía?
La poesía siempre es más fácil de digerir que la biografía de su autor.

21.  ¿Los artistas, como ellos así lo creen, sufren y gozan más intensamente que los demás mortales?
Bueno, no se puede sentir lo que el otro siente salvo por un acto de empatía imaginativa. A l final del día pienso que todos somos artistas, que dedicamos a hacer y rehacer el pedazo de la vida humana que nos toca cultivar. De acuerdo con que hay grados de empatía, diferencias de intensidad. Los colores de Modigliani pertenecen a él y a ningún otro.

22.  ¿Algún problema con el suicidio?
La decisión de irse temprano me da un enorme tristeza pensando en los familiares, los amigos que el suicida deja sin su presencia. Me solidarizo con el suicida y su excesiva fragilidad ante el dolor que le produce su vida.

23.  ¿Qué tanto de lo que crees que proyectas en los demás consideras cierto en ti?
No me corresponde decir quién soy yo. Prefiero que me lo digan mis hermanos.

24.  ¿Cuál ha sido tu déjà vu más persistente?
La pregunta asume que ya he vivido lo que estoy viviendo ahora y no es cierto.

25.  Si hoy a la medianoche fuera el fin del mundo, ¿exactamente qué es lo que harías?
¿En qué momento? ¿Ahora o a la medianoche? Una pregunta imprecisa desata una serie de preguntas cuyas respuestas se perderán en el batiburrillo del fin de la existencia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario