lunes, 6 de febrero de 2012


Verónica Zondek responde a Bonifacio


1.                  ¿Tienes alguna objeción contra el mar?
¿Objeción? Sólo agradecimiento, entrega y deseos de entender el vaivén de esa invención humana llamada tiempo y que involucra el “detalle” de la vida pasajera. Ir y volver, formas que nunca se repiten, agua y espuma.

2.                  ¿En qué partes de la Tierra crees que se podría plantar árboles de poesía?
Si pudiésemos contemplar con todos los ojos que poseemos a un árbol, no estaríamos experimentando otra cosa que un acto poético. Por lo mismo, los lugares donde estos se puedan plantar dependerán no de que aprendamos a contemplarlos sino que de hasta cuándo seguiremos actuando como depredadores.

3.                  ¿Es la soledad principio o fin de todo lo que existe?
Ni principio ni fin. Es y somos soledad que intenta durante ese corto lapso entre una punta y la otra, compartir, construir puentes y lenguajes para transitar.

4.                  ¿Qué prefieres ser: buen escritor pero desdichado o uno mediocre o pasable pero feliz?
No ha lugar. Me parece una pregunta que suena lógica pero que es absurda.

5.                  ¿Es la locura un ingrediente básico del verdadero genio?
Creo que cuando el genio se aloja en un ser, lo hace sin miramientos ni mediciones y menos respecto al grado de locura (cuya forma de entenderse por lo demás cambia de época en época) que pueda poseer el depositario del mismo. El genio cuando aparece, no dura mucho. Es más bien un atributo que permite al susodicho percibir la realidad desde un punto diametralmente distinto al conocido y, por lo tanto, produce quiebres y aperturas que no siempre son comprendidas por sus contemporáneos. ¿Es necesario ser loco para entender así? Creo que no, aunque tampoco pienso que sea necesario no serlo.

6.                  Sinceramente, ¿qué piensas de todos aquellos que te rodean y que no escriben o no se dedican a ninguna actividad artística?
Pienso que cualquiera que viva la vida “a concho” y con honestidad es un ser maravilloso.

7.                  ¿Has dicho la verdad cuando has mentido o mentido cuando hablabas en serio?
La pregunta apela a lo ambiguo o a lo relativo de cualquier cosa que se diga. El lenguaje poético apela en cierta medida a estas disyuntivas y las profundiza. No creo que exista una verdad absoluta ni tampoco una mentira absoluta.

8.                  ¿Qué o a quién no soportas?
La traición o los que traicionan, la crueldad y los que disfrutan de ella y la falta de iniciativa para vivir según lo que se cree.

9.                  ¿Cuál es tu principal fobia o miedo, cuál tu principal placer o amor?
Me producen fobia los lugares masivos y los lugares encerrados. Me produce placer el estar total y obsesivamente involucrada en algo o con alguien y, por otro lado, gozo estando en medio del silencio y la inmensidad o, viceversa, estando en medio de espacios llenos de información sea este una biblioteca o un bosque.

10.              Si alguien te dijera que en realidad no le gusta tu trabajo literario, del tipo que sea, aunque muchos digan lo contrario, ¿cómo te sentirías y qué le dirías?
Me parece absolutamente natural que a alguien no le guste mi trabajo literario.

    11. ¿Alguna opinión sobre los políticos y la política de tu medio?
Creo que han llegado a un punto de no-retorno donde ya no es posible ni llorar ni reír. Pienso que el recambio es absolutamente necesario, igual que un mínimo grado (para no ser soñadora) de honestidad, creatividad y real interés por la comunidad. Creo que algo huele mal hace rato y me indispone más de la cuenta o más de lo que quisiera.

12.  ¿Por qué no has leído todos los libros que reposan en tu       biblioteca? ¿Haces poda periódica de ellos?
Los he leído casi todos y los que no he leído es porque esperan ser leídos.

11.              ¿Crees que ya has llegado a escribir el libro que querías?
Estoy siempre escribiéndolo, siempre persiguiéndolo.

12.              De lo anterior, ¿por qué seguir escribiendo si, en su momento, ya se dijo bien lo que se tenía que decir? ¿Por qué seguir usando las palabras?
Nada es nuevo bajo el sol. Sólo que los seres no son los mismos no se repiten. Las palabras son herramientas que uso para decir lo que me palpita independientemente y sin importarme el que lo hayan dicho antes. Lo intento es decirlo de un modo tal, que el lector pueda volver a ver, sentir, pensar, contactar, vivir… Bueno, un clásico perdura por eso, porque logra hacer que cada tiempo lo lea con sus códigos y entienda lo que le sirva y lo que le abre puertas a la percepción del mundo que lo rodea. Entonces, ¿qué puede importar el que se diga algo nuevo? Es la complicidad entre lector y escritor la que logra entrar en “lo nuevo”.

13.              ¿Libros de cabecera, de sala, de micro, de metro, de baño?
Sólo libros para lo que ando buscando o para lo que me ande buscando. El espacio se construye cuando entro en contacto con la lectura.

14.              ¿Qué sucedería si no existieran las ostras y las uvas Malbec?
Me parece irrelevante. Uno vive con lo que hay y ahí, si se sabe vivir, se encuentra todo.

15.              Si no fueras humano, ¿qué cosa concreta o abstracta te gustaría ser?
Cualquier materia que fluya, abstracta o concreta.

16.              ¿Has amado u odiado más de lo debido?
Me parece una pregunta retórica. Nunca es demasiado.

17.              ¿Piensas que el mundo sería distinto si no existiera la poesía?
El modo humano de percibir el mundo sería distinto si no existiera la palabra y la capacidad de comunicar a través de ella. El mundo seguiría siendo el mismo.

18.              ¿Qué prefieres: al poeta o su poesía?
Depende de para qué.

19.              Los artistas, como ellos así lo creen, sufren y gozan más intensamente que los demás mortales?
No lo creo. Tampoco sé quiénes son ellos que creen eso. Habría que creer en los elegidos, etc… y no lo creo. Sólo pienso que tenemos la capacidad de encontrar un intersticio, un modo de poner en palabras o en entre-palabras, y que esto de alguna manera, acompaña porque produce una comunidad imaginaria en torno a ese dolor o gozo del cual tú hablas. Los libros son grandes amigos, ¿no crees?

20.              ¿Algún problema con el suicidio?
Por un lado, es el acto humano más desesperado y solitario que conozco y por lo mismo me produce una profunda sensación de impotencia. Por otro lado, me parece que es el acto de mayor libertad al que puede acceder un ser humano.

21.              ¿Qué tanto de lo que crees que proyectas en los demás consideras cierto en ti?
Pienso que antes lo sabía, pero creo que con el pasar del tiempo sé cada vez menos de aquello.

22.              ¿Cuál ha sido tu déjà vu más persistente?
El haber estado en un lugar específico antes.

23.              Si hoy a la medianoche fuera el fin del mundo, ¿exactamente qué es lo que harías?
Todos los minutos o segundos de la vida pueden ser el fin del mundo y, si tuviese la capacidad emocional y corporal, viviría la vida como si cada minuto fuese el último.

VERÓNICA ZONDEK, poeta chilena

No hay comentarios:

Publicar un comentario