jueves, 30 de agosto de 2012


Teresa del Valle Salinas responde a Bonifacio




  1. ¿Tienes alguna objeción contra el mar?
Depende cómo te sitúes. Me genera una conciencia absoluta de finitud y un gran respeto. Es inabarcable y bello. Frente a él sentí la máxima intensidad de la belleza en un amanecer contemplando su horizonte en la costa argentina, y un atardecer en la Bahía de Juan Diego, en Isla Margarita. Un orgasmo cósmico pero con un amante inalcanzable. Es un mago. El misterio y la magnitud de lo extraordinario y lo desconocido que guarda en sus entrañas y la imprevisibilidad de su comportamiento me azora.

  1. ¿En qué partes de la Tierra crees que se podría plantar árboles de poesía?
Por qué plantar?, si en todos los lugares de la tierra existen árboles de poesía. En todo caso, la cuestión es tomarse el trabajo de advertirlos. Has visto el temblor de una pequeña flor en la nieve? Sabes cómo el pica prepara la meseta del Tíbet para que luego sea un gran jardín espontáneo?

  1. ¿Es la soledad principio o fin de todo lo que existe?
La soledad es parte de todo lo que existe. Es principio y es fin. Es un estado positivo, que tiene mala prensa.

  1. ¿Qué prefieres ser: buen escritor pero desdichado o uno mediocre o pasable pero feliz?
Ser escritor. A secas. La calidad es subjetivo. Lo mismo que la desdicha, la mediocridad y la felicidad. Son todos conceptos caleidoscópicos.

  1. ¿Es la locura un ingrediente básico del verdadero genio?
Es un ingrediente de la naturaleza humana. En los genios que conocí por estudio o lecturas, ciertamente fue una singularidad que los potenció, felizmente en beneficio de todos los que los disfrutamos. Creo que hemos internalizado/naturalizado un concepto “disvalioso” de la locura. A los 18 años, cursando el primero en la Universidad, escribí que no hay mejor locura que aquella que nos hace descubrir y decir verdades y no hay peor cordura que aquella que nos obliga a callarlas.

  1. Sinceramente, ¿qué piensas de todos aquellos que te rodean y que no escriben o no se dedican a ninguna actividad artística?
Pienso que son una parte de la diversidad y que cada quien, por algo y para algo, ocupa un lugar y desarrolla una actividad en el gran engranaje de la vida humana y planetaria.

  1. ¿Has dicho la verdad cuando has mentido o mentido cuando hablabas en serio?
   La verdad es que no lo sé. A veces el subconsciente nos traiciona e invertimos los términos, me parece.

  1. ¿Qué o a quién no soportas?
La transmisión de un partido de fútbol por la radio y a todo volumen.

  1. ¿Cuál es tu principal fobia o miedo, cuál tu principal placer o amor?
No tengo fobias ni miedos. Pero sí me impresiona la idea de compartir un espacio con un murciélago o una víbora. En estos momentos mi placer, jugar y compartir el descubrimiento del mundo y del lenguaje con mi nieto. 

  1. Si alguien te dijera que en realidad no le gusta tu trabajo literario, del tipo que sea, aunque muchos digan lo contrario, ¿cómo te sentirías y qué le dirías?
Valoraría que se haya tomado el trabajo de leerme, pero vuelvo a la subjetividad. Hay tantas opiniones como lectores y como estados de ánimo que cursen los lectores. Le agradecería su opinión.

  1. ¿Alguna opinión sobre los políticos y la política de tu medio?
Tengo amigos políticos, contemporáneos de estudios secundarios y universitarios desempeñando altos cargos. No los juzgo en lo personal. Lo que sí creo que la política es un mecanismo de movilidad social y enriquecimiento precisamente para los políticos, que de haberse dedicado a otra cosa, tendría una media de patrimonio y de lucimiento, como todos nosotros los mortales comunes. En la política de mi medio que fueran más humildes y no hicieran ostentación de su riqueza y de su supuesta alineación y solidaridad con los verdaderamente humildes. Que la distribución de la riqueza fuera real, universal.

  1. ¿Por qué no has leído todos los libros que reposan en tu biblioteca? ¿Haces poda periódica de ellos?
Porque siempre pienso que tendré tiempo para hacerlo. Y la verdad es que me falta tiempo para cumplirlo. No obstante los atesoro, porque soy bibliófila. Sí, cuando me mudo aprovecho para seleccionar y regalar, y actualizar ejemplares.

  1. ¿Crees que ya has llegado a escribir el libro que querías?
No! Alguien piensa eso? A veces puedes estar más o menos conforme con lo que publicaste, pero entiendo que la búsqueda de la excelencia debe ser constante, aunque nunca lo logres.

  1. De lo anterior, ¿por qué seguir escribiendo si, en su momento, ya se dijo bien lo que se tenía que decir? ¿Por qué seguir usando las palabras?
Porque uno nace, vive y muere inmerso en la palabra. No hablo sólo de la palabra articulada. Sino también como silencio. Cuando sabes que es como el aire, no la abandonas. Cuando aprendes que te cambia la realidad y que puedes decir, hacer, crear aunque sea defectuosamente otra realidad, no la abandonas. Y ella tampoco a ti, felizmente.

  1. ¿Libros de cabecera, de sala, de micro, de metro, de baño?
Libros de cabecera, de sala, de micro, de metro, muchos. 

  1. ¿Qué sucedería si no existieran las ostras y las uvas Malbec?
Nada. Nunca comí ostras. Además existe el salmón, el cabrito a la parrilla, las uvas torrontés…

  1. Si no fueras humano, ¿qué cosa concreta o abstracta te gustaría ser?
Ave y árbol. Aire y lluvia. Llama y tempestad.

  1. ¿Has amado u odiado más de lo debido?
   Tal vez en algún momento de mi vida he amado más de lo debido. Aprendí que amar, es eso, amar. Ni más ni menos. El odio es un sentimiento lejano.

  1. ¿Piensas que el mundo sería distinto si no existiera la poesía?
Depende de lo que consideres poesía. Quieres una respuesta becqueriana? Creo que siempre, donde haya un rasgo de humanidad, habrá poesía. Donde haya alguien que advierta lo mínimo y lo magnífico en la naturaleza, habrá poesía. Aunque no haya poetas.

  1. ¿Qué prefieres: al poeta o su poesía?
Prefiero a la poesía, sin perjuicio que algunos poetas me despierten una inmensa admiración.

  1. Los artistas, como ellos así lo creen, ¿sufren y gozan más intensamente que los demás mortales?
Eso creí durante mucho tiempo. Ahora que conozco más el paño y tengo más años, debo reconocer que todo ser humano, psicológicamente en la media normal digamos, sufre y goza igual que los artistas. A veces el narciso nos domina y creemos que somos Orphale.4

  1. ¿Algún problema con el suicidio?
No, escribí mucho a la hora suicida del ángelus. Alguna vez también he pensado en el suicidio. Pienso que si uno debe hacerse dueño de su vida, por qué no ha de serlo de su muerte?

 23.-¿Qué tanto de lo que crees que proyectas en los demás consideras cierto en ti?

     He tratado de vivir sin poses. Soy lo que muestro en las buenas y en las malas 

24.- ¿Cuál ha sido tu déjà vu más persistente? 

He tenido algunos, pero ninguno persistente. 

25. Si hoy a la medianoche fuera el fin del mundo, ¿exactamente qué es lo que harías? 

Rogaría estar abrazada a JuanNi y a mis tres hijas. Rezaría para reencontrarme en otro lugar o dimensión con los que amé y perdí, con mis amigos. Oraría para que, si la materia se regenera, que fuera más evolucionada espiritualmente. Y si pudiera, hacer pie en un libro.


TERESA DEL VALLE SALINAS, poeta argentina.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada