viernes, 17 de agosto de 2012


Alessandra Tenorio responde a Bonifacio



  1. ¿Tienes alguna objeción contra el mar?
Solo cuando aparece en mis pesadillas y me perturba, es uno de mis sueños recurrentes en tiempos de estrés: el mar que me atrapa, las olas que me rugen, la gente querida que se ahoga.

  1. ¿En qué partes de la Tierra crees que se podría plantar árboles de poesía?
En la Costa Verde, qué lindo paisaje sería.

  1. ¿Es la soledad principio o fin de todo lo que existe?
Es el principio de todo, lo que te lleva -a veces- a querer compañía.

  1. ¿Qué prefieres ser: buen escritor pero desdichado o uno mediocre o pasable pero feliz?
Una pasable pero feliz, la felicidad y la tranquilidad (que para mí son lo mismo) están por sobre todas las cosas.

  1. ¿Es la locura un ingrediente básico del verdadero genio?
Sí, sin locura no creas.

  1. Sinceramente, ¿qué piensas de todos aquellos que te rodean y que no escriben o no se dedican a ninguna actividad artística?
Que tienen más chance de llegar a fin de mes que yo.

  1. ¿Has dicho la verdad cuando has mentido o mentido cuando hablabas en serio?
Tengo talento innato para la mentira (pero he aprendido a no utilizarlo). Yo creo que en muchos casos la verdad se vuelve relativa; querer u odiar a alguien a veces puede ser una apasionada verdad de algunas horas o unos cuantos días.

  1. ¿Qué o a quién no soportas?
En este preciso tiempo a cierto caballero que usa corbata de rayas, camisa de cuadros y está haciendo mi vida de cuadritos haciéndome rabiar casi diariamente.

  1. ¿Cuál es tu principal fobia o miedo, cuál tu principal placer o amor?
Nunca lo he dicho pero por temporadas me da miedo no poder dormir por las noches, quedarme horas pensando qué pasará mientras duermo, dormir genera tantas horas en blanco que me angustia. Mi principal placer está en las cosas sencillas como la película del sábado por la noche en mi tele de 55’ acurrucada al lado del chico que quiero.

  1. Si alguien te dijera que en realidad no le gusta tu trabajo literario, del tipo que sea, aunque muchos digan lo contrario, ¿cómo te sentirías y qué le dirías?
Me ha pasado alguna vez y es cuando he estado más dispuesta a escuchar, de toda crítica constructiva siempre se puede aprender y mejorar. Ahora, todos sabemos que gustos (por más autorizados o desautorizados que sean) siempre son gustos. Que a alguna voz autorizada le guste lo que haces no garantiza que sea bueno. Yo creo que con un texto literario también cuenta mucho el feeling

  1. ¿Alguna opinión sobre los políticos y la política de tu medio?
Los políticos y la política -valga la redundancia- han hecho que me vuelva conchudamente apolítica.

  1. ¿Por qué no has leído todos los libros que reposan en tu biblioteca? ¿Haces poda periódica de ellos?
Mea culpa: no los he leído porque soy adicta a la televisión. Sí hago poda de libros, de vez en cuando los regalo a amigos o bibliotecas.

  1. ¿Crees que ya has llegado a escribir el libro que querías?
No, he escrito lo que he podido, lo que me ha provocado en el momento, pero creo que aún tengo un largo camino para escribir EL libro.  

  1. De lo anterior, ¿por qué seguir escribiendo si, en su momento, ya se dijo bien lo que se tenía que decir? ¿Por qué seguir usando las palabras?
Porque escribir a veces es un acto egoísta y uno escribe para entenderse; no siempre el primer impulso es llegar a los lectores sino a uno mismo. En ese sentido, a veces no te importa ser repetitivo o que todos los temas ya hayan sido tocados porque es más fuerte la necesidad de escribir. La corrección, la parte profesional de la escritura, ya viene después.

  1. ¿Libros de cabecera, de sala, de micro, de metro, de baño?
Creo que hay libros para todos esos lugares. De cabecera tengo a Anna Ajmátova, a Alejandro Romualdo. De sala, siempre está por allí rodando el libro de turno que esté leyendo. De micro, generalmente es el último que me hayan regalado. De baño, nunca pero nunca libros, siempre periódicos. 

  1. ¿Qué sucedería si no existieran las ostras y las uvas Malbec?
Soy pisquera, puedo prescindir de las uvas (que además me suben la presión y me ponen rojísima), y si no hay ostras me conformaría con las almejas, las conchas de abanico o los camarones.

  1. Si no fueras humano, ¿qué cosa concreta o abstracta te gustaría ser?
Creo que me gustaría ser humana, pese a todo.

  1. ¿Has amado u odiado más de lo debido?
En algún momento de mi vida lo uno y lo otro se volvieron lo mismo y fue muy intenso; afortunadamente ya estoy curada de eso.

  1. ¿Piensas que el mundo sería distinto si no existiera la poesía?
Creo que sí, necesitamos alimento para la sensibilidad.

  1. ¿Qué prefieres: al poeta o su poesía?
Depende de quién sea el poeta. Los hay adorables, pedantes, sabihondos, generosísimos, juergueros; pero eso a menudo no tiene nada que ver con su poesía. Así que, en conclusión, a veces prefiero a los poetas y a veces a sus libros.

  1. Los artistas, como ellos así lo creen, ¿sufren y gozan más intensamente que los demás mortales?
Creo que los artistas tienen una sensibilidad mayor a la normal, no necesariamente se refleja en tener mayor sufrimiento o mayor goce, pero de que sienten las cosas diferentes sí que sí.

  1. ¿Algún problema con el suicidio?
Sí, en tanto que causa dolor a la familia y amigos de la persona que decide irse. Es una decisión triste y dolorosa.

  1. ¿Qué tanto de lo que crees que proyectas en los demás consideras cierto en ti?
Soy parca y un poco cuadriculada y eso puede hacer que mucha gente piense que soy un poco sobrada y aburrida, pero cuando me quito la ropa de oficina soy un vacilón.

  1. ¿Cuál ha sido tu déjà vu más persistente?
El aroma de un perfume que siento de vez en cuando en diferentes lugares y me regresa a mis veinte años.

  1. Si hoy a la medianoche fuera el fin del mundo, ¿exactamente qué es lo que harías?
Salir con mi chico a comer algo riquísimo, pedir perdón a quienes corresponda y tomar un cafecito con mi familia, desearles las buenas noches y acurrucarme en la cama a dormir sintiendo que no le debo nada a nadie.

ALESSANDRA TENORIO, poeta peruana.


BONIFACIO

No hay comentarios:

Publicar un comentario