lunes, 20 de agosto de 2012


Ana Franco Ortuño responde a Bonifacio






  1. ¿Tienes alguna objeción contra el mar?
Me asusta, prefiero mirarlo que entrar en él; se sigue pareciendo al fin del mundo aunque los “descubridores” dijeran lo contrario.

  1. ¿En qué partes de la Tierra crees que se podría plantar árboles de poesía?
En todas: en las calientes, poemas de Vallejo; en las frías, de Tomás Segovia, para templar.

  1. ¿Es la soledad principio o fin de todo lo que existe?
El principio.

  1. ¿Qué prefieres ser: buen escritor pero desdichado o uno mediocre o pasable pero feliz?
La escritura es una forma de desdicha.

  1. ¿Es la locura un ingrediente básico del verdadero genio?
Sí, pero la intuición y la inteligencia hacen lo suyo.

  1. Sinceramente, ¿qué piensas de todos aquellos que te rodean y que no escriben o no se dedican a ninguna actividad artística?
Pienso que está muy bien; yo no me dedico a ningún deporte ni a hacer cuentas.

  1. ¿Has dicho la verdad cuando has mentido o mentido cuando hablabas en serio?
Las dos.

  1. ¿Qué o a quién no soportas?
A los políticos mexicanos.

  1. ¿Cuál es tu principal fobia o miedo, cuál tu principal placer o amor?
Me asfixian los espacios pequeños; amo mucho, tengo muchos placeres.

  1. Si alguien te dijera que en realidad no le gusta tu trabajo literario, del tipo que sea, aunque muchos digan lo contrario, ¿cómo te sentirías y qué le dirías?
Que algo sabe.

  1. ¿Alguna opinión sobre los políticos y la política de tu medio?
Los detesto. Hace años vaciaron el sentido y se robaron la paz.

  1. ¿Por qué no has leído todos los libros que reposan en tu biblioteca? ¿Haces poda periódica de ellos?
Por falta de tiempo. Podo poco, sigo en período de acumulación apasionada.

  1. ¿Crees que ya has llegado a escribir el libro que querías?
No.
  1. De lo anterior, ¿por qué seguir escribiendo si, en su momento, ya se dijo bien lo que se tenía que decir? ¿Por qué seguir usando las palabras?
Por angustia, por reformulación, para empezar de nuevo, para charlar.

  1. ¿Libros de cabecera, de sala, de micro, de metro, de baño?
De cabecera, de café, de vinagre, de moho.

  1. ¿Qué sucedería si no existieran las ostras y las uvas Malbec?
La vida sería inútil.

  1. Si no fueras humano, ¿qué cosa concreta o abstracta te gustaría ser?
Una piedrita.

  1. ¿Has amado u odiado más de lo debido?
¡Para nada! Al contrario, todavía me debo.

  1. ¿Piensas que el mundo sería distinto si no existiera la poesía?
El mundo no sería si no existiera la poesía.

  1. ¿Qué prefieres: al poeta o su poesía?
Depende cuál de quién (ja).

  1. Los artistas, como ellos así lo creen, ¿sufren y gozan más intensamente que los demás mortales?
No sé, tal vez son sólo más cursis.

  1. ¿Algún problema con el suicidio?
Ninguno, creo en el ejercicio de la libertad.

  1. ¿Qué tanto de lo que crees que proyectas en los demás consideras cierto en ti?
Mucho. Mi gente es mi espejo.

  1. ¿Cuál ha sido tu déjà vu más persistente?
El latido en la almohada.

  1. Si hoy a la medianoche fuera el fin del mundo, ¿exactamente qué es lo que harías?
Bebería el vino más caro de la tienda y haría una llamadita (puede que por skype); luego releería a Lezama.


ANA FRANCO ORTUÑO, poeta mexicana.


Bonifacio
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario