lunes, 3 de septiembre de 2012


José Ángel Cilleruelo responde a Bonifacio




  1. ¿Tienes alguna objeción contra el mar?
Que tiene mal genio con demasiada frecuencia.

  1. ¿En qué partes de la Tierra crees que se podría plantar árboles de poesía? 
Lo responderé al revés: no es necesario plantar árboles de poesía en los jardines de Versalles y similares.

  1. ¿Es la soledad principio o fin de todo lo que existe?
Y también recorrido. Felizmente.

  1. ¿Qué prefieres ser: buen escritor pero desdichado o uno mediocre o pasable pero feliz?
Siempre estoy de parte de la felicidad. Bueno o mal escritor son siempre categorías póstumas.

  1. ¿Es la locura un ingrediente básico del verdadero genio?
Tal como se entiende la palabra “locura” comúnmente, creo que no. Los escritores que más me han impresionado no tenían nada de loco. O su locura no es de este mundo.

  1. Sinceramente, ¿qué piensas de todos aquellos que te rodean y que no escriben o no se dedican a ninguna actividad artística?
La creatividad arraiga en el modo de vivir, plasmarlo en obras es casi una función de oficio. Admiro más al que vive creativamente que a quien se desvive por ser creativo.

  1. ¿Has dicho la verdad cuando has mentido o mentido cuando hablabas en serio?
La frontera de la verdad y la mentira se suele pasar, de incógnito, con el disfraz de la ficción.

  1. ¿Qué o a quién no soportas?
A los engreídos.

  1. ¿Cuál es tu principal fobia o miedo, cuál tu principal placer o amor?
Tengo miedo a la carretera, cuando conduzco; y me encanta pasear a pie por lugares hermosos.

  1. Si alguien te dijera que en realidad no le gusta tu trabajo literario, del tipo que sea, aunque muchos digan lo contrario, ¿cómo te sentirías y qué le dirías?
Mentiría si dijera que no me afecta íntimamente, pero creo que le respondería con amabilidad y monosílabos.

  1. ¿Alguna opinión sobre los políticos y la política de tu medio?
Ya casi ninguna. No lo merecen.

  1. ¿Por qué no has leído todos los libros que reposan en tu biblioteca? ¿Haces poda periódica de ellos?
Es algo que yo también me pregunto, pues cuando los busqué era porque me interesaban. A veces me interesa más de lo que puedo abarcar con mi tiempo, pues me gusta dedicarle a cada libro lo que me exija.

  1. ¿Crees que ya has llegado a escribir el libro que querías?
Casi, casi sí. Estoy contento con lo que he escrito. Sobre todo porque me da pereza pensar que tendría que escribirlo de nuevo.

  1. De lo anterior, ¿por qué seguir escribiendo si, en su momento, ya se dijo bien lo que se tenía que decir? ¿Por qué seguir usando las palabras?
Tampoco yo lo sé. Dejo de escribir con frecuencia, casi cada vez que cierro el cuaderno. Pero por la mañana lo abro y continúo. Sin hacerme tantas preguntas.

  1. ¿Libros de cabecera, de sala, de micro, de metro, de baño?
En general me gusta leer por las tardes, en invierno;  y en verano me levanto muy temprano para leer con la luz del día, tan generosa.

  1. ¿Qué sucedería si no existieran las ostras y las uvas Malbec?
Para mí es como si de hecho no existieran.

  1. Si no fueras humano, ¿qué cosa concreta o abstracta te gustaría ser?
Lápiz.

  1. ¿Has amado u odiado más de lo debido?
Amar no tiene fin; odiar siempre es más de lo debido.

  1. ¿Piensas que el mundo sería distinto si no existiera la poesía?
El mundo sería distinto si le faltara cualquier cosa que ahora exista.

  1. ¿Qué prefieres: al poeta o su poesía?
Entre mis contemporáneos, a veces prefiero al poeta.

  1. Los artistas, como ellos así lo creen, ¿sufren y gozan más intensamente que los demás mortales?
En absoluto. A veces lo hacen con menos intensidad, pero con mayor altavoz.

  1. ¿Algún problema con el suicidio?
De momento, no.

  1. ¿Qué tanto de lo que crees que proyectas en los demás consideras cierto en ti?
No lo he sabido ver nunca.

  1. ¿Cuál ha sido tu déjà vu más persistente?
A partir de cierta edad, creo que casi todo.

  1. Si hoy a la medianoche fuera el fin del mundo, ¿exactamente qué es lo que harías?
Lo mismo que tengo previsto hacer, aunque posiblemente aprovecharía la ocasión para hacer un jaiku sobre tal acontecimiento.


JOSÉ ÁNGEL CILLERUELO, poeta español.

No hay comentarios:

Publicar un comentario