martes, 16 de octubre de 2012



Nilton Santiago responde a Bonifacio




  1. ¿Tienes alguna objeción contra el mar?
Sí. ¿Por qué los peces no pueden llorar bajo el agua?

  1. ¿En qué partes de la Tierra crees que se podría plantar árboles de poesía?
En lugar de árboles de poesía yo plantaría higueras, miles de higueras en los campos de golf. 

  1. ¿Es la soledad principio o fin de todo lo que existe?
La soledad nunca nos deja a solas. El “principio o el fin de todo”… creo que son como el amor o el infinito: el mismo malentendido, el mismo instante fugitivo.

  1. ¿Qué prefieres ser: buen escritor pero desdichado o uno mediocre o pasable pero feliz?
Esta pregunta habría que hacérsela a un escritor, creo yo. En cualquier caso y para no evitar la pregunta: Soy desdichadamente feliz y felizmente desdichado.

  1. ¿Es la locura un ingrediente básico del verdadero genio?
Artaud decía que lo importante no es el ser (un genio) sino “poder ir al baño”.

  1. Sinceramente, ¿qué piensas de todos aquellos que te rodean y que no escriben o no se dedican a ninguna actividad artística?
Bueno, creo que pertenezco a “ese bando”, así que paso de ejercer juicios de valor de los que escriben o ejercen actividades artísticas. En cualquier caso, creo que el hecho de haber escrito o publicado dos tonterías no me convierte en nada ni me pone en mejor ni peor posición que la gente que no lo hace; además, querido amigo, tengo que decirte que paso de las categorías sociópatas en la poesía (que no entiende de teorías clasificatorias ni de aritmética). Eso se lo dejo más bien a los antidisturbios y a los sastres de la imaginación: a los que nos gobiernan.  

  1. ¿Has dicho la verdad cuando has mentido o mentido cuando hablabas en serio?
Claro que sí. No obstante, de vez en cuando hay que decir la verdad para que te crean cuando mientes, como decía Renard, “pelo de zanahoria”.

  1. ¿Qué o a quién no soportas?
¿A quiénes? Pues quizá a los que han comprado el oráculo de Delfos y han hipotecado la Luna (¿sabías que la Luna pesa 81 billones de toneladas?). También a los que atrasan los relojes de arena de la justicia y a los que trafican con la sonrisa de las amas de casa y con la soledad de los taxistas. A los que financian los crímenes contra el planeta y comercian con la pobreza y hacen de las estrellas su botín. A los que dejaron morir a Robert Desnos, a los maltratadores y a ese padre de trillizas que dijo que una sola era de él. Vaya tío.

  1. ¿Cuál es tu principal fobia o miedo, cuál tu principal placer o amor?
Padezco hace algunos años de “banquerofobia” y a todo lo que tenga que ver con letras de cambio, cotizaciones, mercados bursátiles y dentistas. También padezco de  “Haoserafobia”, que es el extraño temor a buscar restaurantes chinos a domicilio. 
Respecto al amor y el placer… creo que es políticamente incorrecto decirlo en público, pero tiene que ver con leer libros líquidos.

  1. Si alguien te dijera que en realidad no le gusta tu trabajo literario, del tipo que sea, aunque muchos digan lo contrario, ¿cómo te sentirías y qué le dirías?
No me pasará nunca porque no creo en los “trabajos literarios”. En cualquier caso, le diría que a mí, por el contrario, me gusta su mujer.

  1. ¿Alguna opinión sobre los políticos y la política de tu medio?
Ninguna. Hoy por hoy, en el único “ismo” en el que creo es en el “ateísmo”. En todo caso, “el mal” necesita amigos, ¿cierto?

  1. ¿Por qué no has leído todos los libros que reposan en tu biblioteca? ¿Haces poda periódica de ellos?
Los leeré cuando los termine de pagar. ¿Si hago “poda”? Bueno, a veces les corto un poco las ramas para que entre más luz en casa.

  1. ¿Crees que ya has llegado a escribir el libro que querías?
Nunca he querido escribir un libro, solo sacar a pasear a los ángeles que malviven en los cajeros automáticos para protegerse del invierno.

  1. De lo anterior, ¿por qué seguir escribiendo si, en su momento, ya se dijo bien lo que se tenía que decir? ¿Por qué seguir usando las palabras?
Es que me compré el Word original… y hay que tratar de amortizar gastos, dice la Merkel. No, en serio, ¿qué por qué seguir escribiendo? Porque aún se comenten delitos.

  1. ¿Libros de cabecera, de sala, de micro, de metro, de baño?
Libros como arma de legítima defensa, libros atrapasueños, libros para traducir el silencio en todas las lenguas, libros generadores de luz lunar y de conciencia insurgente. Como ves, no he entendido la pregunta.

Si te refieres a qué libros estoy leyendo, ahora mismo estoy con algo de poesía Kitsch, con la mágica lectura de libros de amigos y con dos cosas que me tienen atrapado: la undécima relectura de El revólver de cabellos blancos, de André Breton y con vaya libro/cometa, vaya libro/supernova, vaya cataclismo estratosférico: La Bicicleta del panadero, de mi querido Juan Carlos Mestre. Ya sabes que para mí es como Elvis.

  1. ¿Qué sucedería si no existieran las ostras y las uvas Malbec?
Sin las ostras, el mar no tendría donde llevar su equipaje de mano y sin las Malbec, las hormigas serían una república socialista, más o menos. Pero sin los hermanos Castro.

  1. Si no fueras humano, ¿qué cosa concreta o abstracta te gustaría ser?
El pintalabios de Gisele Bündchen.

  1. ¿Has amado u odiado más de lo debido?
Para amar u odiar más de lo debido primero hay que leer a Marx.

  1. ¿Piensas que el mundo sería distinto si no existiera la poesía?
Sin la poesía no existirían las minifaldas ni las cosmogonías de los osos hormigueros. 

  1. ¿Qué prefieres: al poeta o su poesía?
A Joyce Mansour leyéndome en sueños La Tortuga Ecuestre.

  1. Los artistas, como ellos así lo creen, ¿sufren y gozan más intensamente que los demás mortales?
Sufre el que se ha dado cuenta que le debe dinero a Dios y los que creen en los políticos y sus amigos, esto es, los mercaderes, los banqueros y las grandes farmacéuticas: los traficantes del dolor humano.

  1. ¿Algún problema con el suicidio?
Creo que fue E. Cioran quien dijo eso de que sólo se suicidan los optimistas ¿cierto?. En cualquier caso, comulgo con mi adorado Carlos Edmundo de Ory: “Todo suicida es existicida”.

  1. .¿Qué tanto de lo que crees que proyectas en los demás consideras cierto en ti?
Esta es una pregunta muy complicada, ya que soy un total desconocido para mí mismo. No obstante, creo que lo máximo que proyecto es lo que los demás proyectan en mí: una sombra en forma de estrella de mar. A veces el mar se aleja, pero siempre vuelve.
 
  1. ¿Cuál ha sido tu déjà vu más persistente?
Que estoy siendo soñado por alguien con quien sueño cada noche.

  1. Si hoy a la medianoche fuera el fin del mundo, ¿exactamente qué es lo que harías?
Meterme a la cama a contar ovejas. Cada medianoche es el fin del mundo, pero no nos enteramos.


NILTON SANTIAGO, poeta peruano. Vive en España.

Bonifacio

No hay comentarios:

Publicar un comentario