viernes, 9 de noviembre de 2012


Gisela Galimi responde a Bonifacio

 
 

  1. ¿Tienes alguna objeción contra el mar?

Que se muestra sólo agua y esconde la vida. Podría ser un poquito más trasparente, ¿no?

  1. ¿En qué partes de la Tierra crees que se podría plantar árboles de poesía?

En cada hogar, si cada hogar tuviera un árbol de poesía, es decir, un espacio para pensar, para jugar, para creer, para conversar desde lo profundo, el mundo sería otro.

  1. ¿Es la soledad principio o fin de todo lo que existe?

Es el principio, desde ahí partimos a construir la vida, desde esa carencia que hemos denominado soledad. Cuando nos damos cuenta de que se nos queda pegada hagamos lo que hagamos, nos tomamos las cosas con más calma y aun si nos acompaña en el fin, es una amiga conocida.

  1. ¿Qué prefieres ser: buen escritor pero desdichado o uno mediocre o pasable pero feliz?

Te voy a contestar con un poema de mi libro “Para que nada cambie”.

Mi padre me decía:
 
“los felices no hacen historia”
y yo siempre he pensado
y a mí, qué me importa.
 
5. ¿Es la locura un ingrediente básico del verdadero genio?

Si, porque para crear es necesario salirse un poco de la realidad. Pero también la razón es un ingrediente básico del genio, porque para crear hay en que estar un poco dentro de la realidad.

  1. Sinceramente, ¿qué piensas de todos aquellos que te rodean y que no escriben o no se dedican a ninguna actividad artística?

¡Que son seres generosos y me tienen mucha paciencia!

  1. ¿Has dicho la verdad cuando has mentido o mentido cuando hablabas en serio?

Ambas cosas. La verdad tiene un costado subjetivo tan intenso… Muchas veces decimos en la mentira nuestro deseo más profundo, nuestra verdad esencial y, bueno, qué es la broma sino mentir cuando hablamos en serio. Más que verdad o mentira me preocupa ser un ser verdadero.

  1. ¿Qué o a quién no soportas?

A Bonifacio, por preguntón. A los que se las saben todas y a las flacas que comen y nunca engordan.

  1. ¿Cuál es tu principal fobia o miedo, cuál tu principal placer o amor?

Mi principal miedo es no tener a mis hijos. Mi principal placer o amor… no, no quiero elegir uno teniendo la vida tanta generosidad para hacernos felices.

  1. Si alguien te dijera que en realidad no le gusta tu trabajo literario, del tipo que sea, aunque muchos digan lo contrario, ¿cómo te sentirías y qué le dirías?

El arte tiene que ver con el gusto o no. Y bueno, si a alguien no le gusta algo no es algo que decide sino algo que se le impone. De todas maneras, escucharía lo que tiene para decir, si puede explicar el porqué a lo mejor me ayuda a mejorar. En el peor de los casos, yo sólo escribo lo mejor que puedo, que no tiene por qué ser suficiente.

  1. ¿Alguna opinión sobre los políticos y la política de tu medio?

No me gusta que hayan olvidado que el poder es algo que se tiene atado profundamente a la responsabilidad y que siempre debería pensarse en el poder para y no en el poder por.

  1. ¿Por qué no has leído todos los libros que reposan en tu biblioteca? ¿Haces poda periódica de ellos?

No he leído algunos por muchas razones: porque no son míos, porque me los regalaron, porque no he tenido tiempo. No los saco. Algún día a lo mejor nos logramos encontrar.

  1. ¿Crees que ya has llegado a escribir el libro que querías?

Siempre escribo lo que quiero. No siempre tan hermoso como quisiera.

  1. De lo anterior, ¿por qué seguir escribiendo si, en su momento, ya se dijo bien lo que se tenía que decir? ¿Por qué seguir usando las palabras?

Porque si no ahogan, uno escribe por necesidad, por exceso, no por vanidad o practicidad.

  1. ¿Libros de cabecera, de sala, de micro, de metro, de baño?

Libros por todos lados, incluso canastita con libros pequeños en el baño.

  1. ¿Qué sucedería si no existieran las ostras y las uvas Malbec?

No tengo la menor idea. Pero como pocas ostras y tomo mucho Malbec, así que en todo caso espero que el segundo siga llegando a mi mesa.

  1. Si no fueras humano, ¿qué cosa concreta o abstracta te gustaría ser?

Un libro, claro, que es lo que espero seguir siendo cuando ya no sea humana.

  1. ¿Has amado u odiado más de lo debido?

Amado sí, odiado no. No soy partidaria del odio. El odio destruye especialmente a quien odia. No lo entiendo. Si te quedás el suficiente tiempo para escuchar, te das cuenta de que todo tiene una razón.

  1. ¿Piensas que el mundo sería distinto si no existiera la poesía?

El mundo, no sé. Mi mundo, no lo imagino.

  1. ¿Qué prefieres: al poeta o su poesía?

Al poeta. Si hay poeta, la poesía se devela sola.

  1. Los artistas, como ellos así lo creen, ¿sufren y gozan más intensamente que los demás mortales?

No estoy tan segura. No existe un sufrímetro o un gozómetro. Pero sí creo que se le animan al sufrimiento y al gozo sin distraerse, porque ven en ellos materia creativa. Se sumerjen para sublimarlo, en lugar de salir a caminar como hace mucha gente.

  1. ¿Algún problema con el suicidio?

Sí. No me gusta porque no deja alternativa y quien ha vivido un poco sabe que la vida es milagrosamente imprevisible.

  1. ¿Qué tanto de lo que crees que proyectas en los demás consideras cierto en ti?

Dice que todos hacemos eso. Son cosas raras, ¡uno lo hace sin darse cuenta!

  1. ¿Cuál ha sido tu déjà vu más persistente?

El déjà vu es algo mágico. No creo que haya tenido ninguno persistente.

  1. Si hoy a la medianoche fuera el fin del mundo, ¿exactamente qué es lo que harías?

Abrazaría a mis seres queridos, si ellos se quisieran quedarse conmigo. Abriría ese Malbec que no existe, pondría un ritmo flamenquito y les propondría disfrutar la fiesta de la vida, hasta el último trago.


GISELA GALIMI, poeta argentina.




No hay comentarios:

Publicar un comentario