martes, 20 de noviembre de 2012


Nora Alarcón responde a Bonifacio
 
 
 

 
  1. ¿Tienes alguna objeción contra el mar?

Que no sea agridulce.

  1. ¿En qué partes de la Tierra crees que se podría plantar árboles de poesía?

En los jardines de infancia.

  1. ¿Es la soledad principio o fin de todo lo que existe?

Es el espacio entre ambos.

  1. ¿Qué prefieres ser: buen escritor pero desdichado o uno mediocre o pasable pero feliz?

Ninguno de los no mencionados.

  1. ¿Es la locura un ingrediente básico del verdadero genio?

Contrary wise: la genialidad es el ingrediente.

  1. Sinceramente, ¿qué piensas de todos aquellos que te rodean y que no escriben o no se dedican a ninguna actividad artística?

Que no saben que han muerto.

  1. ¿Has dicho la verdad cuando has mentido o mentido cuando hablabas en serio?

En verdad os digo: el occidental siempre vive en ese embrollo.

  1. ¿Qué o a quién no soportas?

Al ángel de tu guarda.

  1. ¿Cuál es tu principal fobia o miedo, cuál tu principal placer o amor?

La entremezcla de los homónimos mencionados bien revueltos.

  1. Si alguien te dijera que en realidad no le gusta tu trabajo literario, del tipo que sea, aunque muchos digan lo contrario, ¿cómo te sentirías y qué le dirías?

Que se cambie de nacionalidad.

  1. ¿Alguna opinión sobre los políticos y la política de tu medio?

Las mesnadas en feliz desconsuelo.

  1. ¿Por qué no has leído todos los libros que reposan en tu biblioteca? ¿Haces poda periódica de ellos?

De ellos y parte del seso de sus autores.

  1. ¿Crees que ya has llegado a escribir el libro que querías?

Nancy está celosa de Bertha. (Na...que Bert). Hay uno que me haría ilusión escribir: “Los amantes de mi vida o de amores y tormentas”.

  1. De lo anterior, ¿por qué seguir escribiendo si, en su momento, ya se dijo bien lo que se tenía que decir? ¿Por qué seguir usando las palabras?

La palabra es la magia del pensamiento en movimiento. Por eso y por un universo de imágenes.

  1. ¿Libros de cabecera, de sala, de micro, de metro, de baño?

Para los dwarfs.

  1. ¿Qué sucedería si no existieran las ostras y las uvas Malbec?

Otro par de delicias las reemplazarían, al menos para satisfacción de los esnobs.

  1. Si no fueras humano, ¿qué cosa concreta o abstracta te gustaría ser?

Pregúnteselo a los hindúes. Yo estoy feliz de aproximarme a la nada. ¡Gracias por nada!

  1. ¿Has amado u odiado más de lo debido?

Solo mamado del amor.

  1. ¿Piensas que el mundo sería distinto si no existiera la poesía?

Con o sin ella, el vulgo piensa que el mundo es una m…

  1. ¿Qué prefieres: al poeta o su poesía?

Al efecto de la existencia de ambos en mi cerebruto.

  1. Los artistas, como ellos así lo creen, ¿sufren y gozan más intensamente que los demás mortales?

Si, unos por sabios y los otros por brutos.

  1. ¿Algún problema con el suicidio?

Sí, que no se aparezca luego de tres días de juerga.

  1. ¿Qué tanto de lo que crees que proyectas en los demás consideras cierto en ti?

Un buen porcentaje con el espejo puesto al revés.

  1. ¿Cuál ha sido tu déjà vu más persistente?

Creo que me sucede al conocer a viejos escritores en algún encuentro y me la paso de maravillas como si nos conociéramos toda una vida. Es toda una aventura y con unos vinocos encima, alucinante.

  1. Si hoy a la medianoche fuera el fin del mundo, ¿exactamente qué es lo que harías?

Encomendaría mi alma (por si acaso).

 

NORA ALARCÓN, poeta peruana.

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario