viernes, 5 de abril de 2013



César Alberto Sánchez responde a Bonifacio




  1. ¿Tienes alguna objeción contra el mar?
Solo contra sus ahogados.

  1. ¿En qué partes de la Tierra crees que se podría plantar árboles de poesía?
En los congresos, palacios, cuarteles militares, empresas petroleras, mineras, en su corazón sin cesar.

  1. ¿Es la soledad principio o fin de todo lo que existe?
La soledad es una forma de reconciliar el principio con el fin.

  1. ¿Qué prefieres ser: buen escritor pero desdichado o uno mediocre o pasable pero feliz?
Desdichadamente feliz.

  1. ¿Es la locura un ingrediente básico del verdadero genio?
Siempre y cuando no sea clínica.

  1. Sinceramente, ¿qué piensas de todos aquellos que te rodean y que no escriben o no se dedican a ninguna actividad artística?
Que tienen dinero.

  1. ¿Has dicho la verdad cuando has mentido o mentido cuando hablabas en serio?
Toda verdad se construye con mentiras, ‘porque el instante en que la palabra feliz se pronuncia no es nunca el instante de la felicidad’ (de ‘Nuevos motivos por los que los poetas mienten’, Magnus Enzensberger).

  1. ¿Qué o a quién no soportas?
A quien confunde poesía con patología; aunque ambas sean palabras sean agudas, una es grave.

  1. ¿Cuál es tu principal fobia o miedo, cuál tu principal placer o amor?
Mi principal fobia o miedo es el lenguaje y mi principal placer o amor es el lenguaje.

  1. Si alguien te dijera que en realidad no le gusta tu trabajo literario, del tipo que sea, aunque muchos digan lo contrario, ¿cómo te sentirías y qué le dirías?
Me sentiría bien, le diría que tiene buen gusto.

  1. ¿Alguna opinión sobre los políticos y la política de tu medio?
Que les falta poesía.

  1. ¿Por qué no has leído todos los libros que reposan en tu biblioteca? ¿Haces poda periódica de ellos?
Porque aún son muy pocos. Periódicamente podo los que crecen dentro de mí.

  1. ¿Crees que ya has llegado a escribir el libro que querías?
Espero jamás hacerlo.

  1. De lo anterior, ¿por qué seguir escribiendo si, en su momento, ya se dijo bien lo que se tenía que decir? ¿Por qué seguir usando las palabras?
Porque se pueden seguir usando mal.

  1. ¿Libros de cabecera, de sala, de micro, de metro, de baño?
Cabecera: Literatura. Sala: Semiótica. Micro: Psicoanálisis. Metro: Sociología. Baño: Política.

  1. ¿Qué sucedería si no existieran las ostras y las uvas Malbec?
Gastaría menos dinero.

  1. Si no fueras humano, ¿qué cosa concreta o abstracta te gustaría ser?
Una palabra.

  1. ¿Has amado u odiado más de lo debido?
Y viceversa, hasta el grito.

  1. ¿Piensas que el mundo sería distinto si no existiera la poesía?
Por supuesto. La poesía ha reconfigurado constantemente el rostro del mundo. Las tres grandes teorías que descentran al hombre son poéticas. La primera lo quita del centro del universo (Copérnico); la segunda del centro de la naturaleza (Darwin); y la tercera de sí mismo (Freud).

  1. ¿Qué prefieres: al poeta o su poesía?
Al hombre en el poema.

  1. Los artistas, como ellos así lo creen, ¿sufren y gozan más intensamente que los demás mortales?
Obviamente, tienen más tiempo libre.

  1. ¿Algún problema con el suicidio?
Ninguno. El suicidio es algo valiente y digno, siempre y cuando lo haga otro.

  1. ¿Qué tanto de lo que crees que proyectas en los demás consideras cierto en ti?
Depende de cuán cierto sea en ellos.

  1. ¿Cuál ha sido tu déjà vu más persistente?
Este.

  1. Si hoy a la medianoche fuera el fin del mundo, ¿exactamente qué es lo que harías?
Adelantaría los relojes.


CÉSAR ALBERTO SÁNCHEZ LUCERO, poeta peruano.

No hay comentarios:

Publicar un comentario