martes, 2 de abril de 2013


Martín Zúñiga responde a Bonifacio




  1. ¿Tienes alguna objeción contra el mar?
Que no esté cerca a mi casa.

  1. ¿En qué partes de la Tierra crees que se podría plantar árboles de poesía?
En Machupicchu. Es más, debe de haber ya alguno por allí. Es tan vasta la fauna del lugar que no se conoce ni la mitad.

  1. ¿Es la soledad principio o fin de todo lo que existe?
Es parte de un todo que está solo.

  1. ¿Qué prefieres ser: buen escritor pero desdichado o uno mediocre o pasable pero feliz?
No sería feliz si no fuera uno bueno.

  1. ¿Es la locura un ingrediente básico del verdadero genio?
La locura es una invención social que no tiene más de unos siglos para segregar, para abrir gavias entre los hombres. El genio, al contrario, siempre ha tenido es don de juntar, de comunión. Cuando los brutos quisieron revelarse contra el genio, le endilgaron locura.

  1. Sinceramente, ¿qué piensas de todos aquellos que te rodean y que no escriben o no se dedican a ninguna actividad artística?
Las actividades artísticas van más allá del mero hecho de lo que conocemos como “bellas artes” y van desde el saber “regatear” hasta el que sabe “hinchar” por su equipo favorito. Creo que a todos los que se dedican solo a “bellas artes” y tienen algún reparo contra los que no, deberían de quemarlos. Sería una bonita forma de mejorar el mundo.

  1. ¿Has dicho la verdad cuando has mentido o mentido cuando hablabas en serio?
Y viceversa.

  1. ¿Qué o a quién no soportas?
A mí. A los demás los compadezco.

  1. ¿Cuál es tu principal fobia o miedo, cuál tu principal placer o amor?
Esta se nota que es una pregunta con trampa, porque la único respuesta posible a ambas es Yo.

  1. Si alguien te dijera que en realidad no le gusta tu trabajo literario, del tipo que sea, aunque muchos digan lo contrario, ¿cómo te sentirías y qué le dirías?
¿Por qué? Y entonces, si es sincero, ganaría un buen amigo.

  1. ¿Alguna opinión sobre los políticos y la política de tu medio?
Hace años que no existe política en mi país, aunque queden algunos políticos. Es paradójico: si se murieran todos los poetas, quedaría poesía; pero muerta la política a manos de los hijos naturales de los políticos, los políticos aún respiran. Creo que la ciudadanía debería tomar en sus manos el poder, organizarse, pequeños grupos, la esquina, la cuadra, el barrio, el distrito y no dejar los problemas comunes en manos de unos cuantos. Pero también los ciudadanos no quieren meter mano, temen (con razón) ensuciarse, convertirse en viles, y prefieren desentenderse.

  1. ¿Por qué no has leído todos los libros que reposan en tu biblioteca? ¿Haces poda periódica de ellos?
Porque siento que se me van a acabar los buenos libros pronto, y guardo algunos para los años otoñales, mientras llega el invierno.

  1. ¿Crees que ya has llegado a escribir el libro que querías?
Sí, y espero que sea el último.

  1. De lo anterior, ¿por qué seguir escribiendo si, en su momento, ya se dijo bien lo que se tenía que decir? ¿Por qué seguir usando las palabras?
Porque las palabras están vivas y también lo que dicen y por ello estamos condenados, como Sísifo, a decir lo mismo una y otra vez con palabras que van cambiando día a día.

  1. ¿Libros de cabecera, de sala, de micro, de metro, de baño?
De micro, de autobús, de taxicholo, de peatón. Solo esos.

  1. ¿Qué sucedería si no existieran las ostras y las uvas Malbec?
En mi caso, nada.

  1. Si no fueras humano, ¿qué cosa concreta o abstracta te gustaría ser?
Si me dieran a elegir, quisiera ser esa elección. Debe de ser angustiantemente divertida.

  1. ¿Has amado u odiado más de lo debido?
Siempre, hasta el punto de lo intacto. Hasta llegar a perderlo.

  1. ¿Piensas que el mundo sería distinto si no existiera la poesía?
De alguna manera existiría un algo que fuera poesía, aunque lo nombraras de otra manera. Descubrir los usos del fuego es poesía. Descubrir como respirar fuera del agua. Etc.

  1. ¿Qué prefieres: al poeta o su poesía?
Depende qué tal está el poeta. Y su poesía, lo mismo.

  1. Los artistas, como ellos así lo creen, ¿sufren y gozan más intensamente que los demás mortales?
No.

  1. ¿Algún problema con el suicidio?
Ninguno. Yo tengo el mío bien planificado.

  1. ¿Qué tanto de lo que crees que proyectas en los demás consideras cierto en ti?
Muy poco, te diría porcentajes, pero eso de usar porcentajes siempre es falaz. Tal vez el 5 o 10%.

  1. ¿Cuál ha sido tu déjà vu más persistente?
Viajando.

  1. Si hoy a la medianoche fuera el fin del mundo, ¿exactamente qué es lo que harías?
Findemundiar, como todos, ¿no?


MARTÍN ZÚÑIGA, poeta peruano.

No hay comentarios:

Publicar un comentario