lunes, 24 de febrero de 2014

Irredención

Hoy, pero también ayer y anteayer pedí perdón en todas las lenguas que supuestamente sé. Todo es inútil. No hay palabras que reparen lo dañado. Y, sin embargo, ahí sigue la cretina esperanza.

De "Bitácora de poeta"





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada