jueves, 6 de marzo de 2014

Basura poética

La alcaldesa de Barranco, Jéssica Vargas, ha tenido el mal gusto de ensuciar aún más el distrito a su cargo al ejecutar una campaña, supuestamente edificante y divertida, para la cual se vale de colocar en las pocas papeleras con que cuentan sus tradicionales vías frases para nada sutiles. Por ejemplo, en una de ellas se dice: "En Barranco ponemos las caca en su lugar: 'El futbolista juerguero'". En otras se habla de "la chismosa", de "la trampa", etc., con el lenguaje vulgar, procaz y nada imaginativo que caracteriza a muchas de nuestras autoridades. 





Qué diferencia con otras ciudades del mundo -no muchas en realidad- donde las papeleras, pero también las plazas, las calles y en general los espacios públicos, llevan versos de poetas nacionales y extranjeros o, como sucede en el caso concreto de las papeleras (humanizadas) en las calles de Hamburgo, que exhiben frases como estas y que, por su humor, ingenio y simpatía, sí llegan a crear conciencia ciudadana: "No me encuentras atractivoa", "De vez en cuando vale la pena echarle un vistazo a la papelera", "¡Qué bien se le ve hoy! ¿Estuvo en la peluquería?", "Tengo problemas de peso. ¿Por casualidad, ¿no tendría una goma de mascar para mí?", "Disculpe, ¿pero no tiene un poco de basura", "Estoy de servicio público", "Por favor, deme de comer", "Rara vez estoy llena", "Me siento tan vacía...", "Estoy siempre disponible para todos", "Sus papeles, por favor", "No solo limpia, sino pura", "Cuando sea grande, quisiera ser un container".



Por cierto, esto lo he planteado varias veces, pero infaliblemente ha caído en saco roto.


Si quieren ver más ejemplos de las papeleras de Hamburgo (aunque en alemán) ver: 


http://www.stadtreinigung-hh.de/srhh/opencms/privatkunden/strassenundwege/papierkoerbe/index.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario