lunes, 10 de marzo de 2014

Benchmarking


Nada mejor para probar las bondades de una lengua que llevarla a una situación límite: preguntarle, por ejemplo, cuál es el opuesto de tres o para qué decir algo si ya no estás tú.

De: "Bitácora de poeta"




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada