jueves, 13 de marzo de 2014

De las mañanas anochecidas


Las mañanas discurren claras y ligeras como cuando en la infancia me decía que todo era posible. Pero cuando el sol se pone y pende en la noche la horca de la luna, el vino se enturbia en mi garganta y mi sangre dobla una y otra vez el réquiem de una nueva mañana prometida.

De "Bitácora de poeta"




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada