domingo, 16 de marzo de 2014

Polinomia y poliesencia


Si no fuera por las cinco mil lenguas que aún perviven, mi gato ya no sería cat, chat, Katze, kat, kattdjur, cica, kissa, misi, phisi; a lo mejor tampoco sería gato.

Pero si a mi gato lo llamara cat, chat, Katze, kat, kattdjur, cica, kissa, misi, phisi, ¿yo me reconocería a mí mismo como man, homme, Mann, mand, gåbb, ferfi, mies, runa, chacha? ¿O él a mí?

De "Bitácora de poeta"









No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada