viernes, 5 de septiembre de 2014

Un poema caníbal de Lello Voce 



(Nápoles, Italia, 1957), destacado músico, ensayista, performer y miembro del Comité Coordinador del Movimiento Poético Mundial (WPM):

Pequeña cocina caníbal


Necesito un atajo lento y una vida que me mienta
donde se oiga el apagado sonido de cada sentimiento necesito
un sueño dejado atrás encontrarle un metro a la mentira
huir del cepo silencio ajenjo y gruñido
necesito tacto olfato perder el quicio huir de la derrota
necesito ojos y yemas lenguas fosas nasales ametralladoras
un vórtice sordo que engulla el futuro una vena tus raíces
 

(arráncame las pupilas y mastícalas con ternura saborea el gusto
amargo del disparo y de la pólvora que he esparcido sobre las emociones córtame
la lengua y quema su punta hasta que el humo no se haga incienso, hasta hallar un sentido)

 

si aún existo es para nutrirte para asombrarte para zafarme de ti y para traicionarte
ponerte contra la pared en una esquina y pedirte que te rindas ante el signo
ambiguo que nos separa en el aire raro que está entre nosotros y que nos une en
un soplo al vacío de cada movimiento nuestro si aún existo es para decirte
por favor sigue asombrándote para decirte ojo que amor no rima
con corazón sino con el rombo del dolor con los músculos rasgados que
acaricias por la noche con la única cosa cierta sangre derramada que hace primavera
 

(sepárame las piernas y arráncalas del tronco desmonta las rodillas
vacíalas de líquidos y palabras y sécalas al fuego lento de la duda
hunde el hacha en las nalgas con un golpe seco divídeme hazme pedazos devórame)

 

si aún existo es para decirte que no creas una sola palabra afiles
la mirada como un cuchillo apuntando a la garganta continúes creyendo que
también los pavos vuelan si bien a costa de quedarte sola si bien a costa de
ser tú la que digas la última palabra si aún existo es por la acrobacia que
nunca sacia por esta última caricia un instante antes del
sofocado respiro que me parte es para lamerte las manos con dulzura
para beber tu sal enjugarte el mal es por amor o por lo que vale


(córtame las orejas con cuidado y vuelve a coserlas junto a los labios y los
párpados las yemas aplícalas a la lengua con agujas y comas y
puntos ahí donde late ahí donde duele y pulsa con grumos de dignidad
el ritmo del dolor el acento de la libertad)

 

Necesito olvidar el futuro imaginar el pasado necesito
que me acoses amenazas chantajes violencia un cordel
envenenado necesito una sola duración lisa como un espejo como
el hielo que hiende el filo de los patines como si fuese el pedazo de una historia
común un recorrido un mordisco de vida que chilla de hojas y mata yo
necesito piel y olfato pero tú mírame sin tocarme y ahora con destreza amor mío róbame la vida y luego apágame con dulzura


(Traducción del italiano de Renato Sandoval Bacigalupo)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada