domingo, 7 de septiembre de 2014

Tercer y último poema caníbal de 
Lello Voce 



(Nápoles, Italia, 1957), narrador, crítico, performer y miembro del Comité Coordinador del Movimiento Poético Mundial (WPM). 


MILONGA MUTANTE
(para bandoneón, violoncelo y electrónica)

Jugar con las palabras es
jugar con la propia vida.

Más allá y aun también un poco más allá sin fronteras
sin destinos piel con piel miedo con miedo renuncia
con renuncia de la mano como si fuéramos astros niños
planetas crucificados en la infancia vagos como sonrisas
magos como destruidos hasta el borde de la decepción
a dos palmos del corazón de liebre de toda revolución


antes mucho antes de toda apuesta de todo paso
y contrapaso de todo nudo doble hecho lazo
al pie de las estrellas antes de que la mano lance el guijarro
y ahora dime hasta cuándo hemos postergado el
pasado todo lo que ya había nacido dime el perdernos
imagíname el reencontrarnos el decirnos susúrrame el mentirnos


este canto no lo canto lo mastico lo engullo
este canto no lo toco lo bato lo importuno
este cuerpo no lo toco lo bailo lo comploto
y de a pocos olvido tus ojos uno a uno


luego te sueño luego antes del sueño y del despertar
cuando se muere mejor y se rinde cuando después
la guerra hace su sangre más densa siempre mejor
que cuando por las calles deja huellas te sueño
cuando todo este ruido este olor el horror
de todo sentimiento se extingue sí horas y horas


apenas se disuelve la pena y reanudo respiro y corazón
apenas mezclo veneno y flor saliva y mirada
bala y cañón disparo y gatillo apunto y él muere
luego borro toda ternura la vuelvo fuste y demuelo
todo lo que te dejo boto los años futuros
me embolsico clavos zarzas vidrios filudos y muros


este recuerdo no lo cuento lo niego lo ahogo
este recuerdo no lo recuerdo lo escribo y se va
este lamento no lo conservo lo silbo lo restriego
y luego lo enciendo como si fuera una vocal pétrea un basta ya


cuando toda respuesta haya perdido su pregunta
luego si me preguntaras quién ordena apenas se apaga
la luzy mezclo olvido y mío amor y propaganda
tú rasgaa lo que no digo engulle el silencio
después escúpelo entre los dientes mientras te silbo esperanza
mientras robo piel sexo sol al día que avanza


entonces solo entonces cuando todo sea ciego y sordo
sea oscuridad que muerda una utopía que desecho crujido
de los labios lengua respiro sudado húmedo codicioso
como una pena maquillada al borde de las lágrimas
de las arrugas dices se cambia solo por dentro afuera es corteza
nubes llamas viento que pasa vida que se apaga



(Traducción del italiano de Renato Sandoval Bacigalupo)

No hay comentarios:

Publicar un comentario