lunes, 10 de noviembre de 2014

De verdades y mitomanías




Ante un incumplimiento de la otra parte, como excusa prefiero mil veces una increíble y alucinante mentira que una sosa y muy plana verdad. No es lo mismo que te hayan dejado porque simplemente se les olvidó o no les importó la cita que habían pactado contigo a que traten de convencerte de que un elefante multicolores interrumpió por horas el tráfico de camino a esa cita o que justo, antes de salir a tu encuentro, hubo un demoledor terremoto de grado nueve en la escala de Mercalli en el barrio de esa persona, que vive a solo cinco cuadras de tu casa. No hay nada como la ficción para hacer más bella y aceptable la muchas veces pálida y desilusionante verdad.

De: "Bitácora de poeta"

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada