martes, 9 de diciembre de 2014

 Gravidez





Esa mujer mira la tierra
en su seno de cielo y ya
no hay piernas
que la abracen ni
boca aupada en pleno nervio.
Ahora solo es fondo
de quien bajo su ombligo
sueña el mundo
desde una láctea
bola de cristal.

(RSB)

No hay comentarios:

Publicar un comentario