domingo, 7 de diciembre de 2014

Telar
 
 
 

La noche
también es lenta y solitaria
para la vela y la polilla, una mole
de espanto entre las matas y ese polvo
siempre rojo
que a la luna sepulta la pradera.
Un contrabajo rechina entre las hienas
una canción de luz
bajo la urbe tumultuosa y un aliento
de tul desciende enorme
por el pozo de la memoria. Cómo pues
el simún oculto junto a la llama, ese hilo de amor
torcido bajo la sombra.

(RSB)

Foto: Sahara, en algún lugar cercano y lejano de Tombuctú (Mali) (noviembre 1983, apróx.)

No hay comentarios:

Publicar un comentario