viernes, 19 de diciembre de 2014

Tránsito
 
 

 
 
Volverse transeúnte solo
para acrecentar la bruma antes
de que sea demasiado tarde y
se alcen los espejos y
se confronten al sudor del mediodía.
Solo silueta demorada y
al desgaire, un punto en el vaho, un
estrecho, un abra, un istmo
frágil en equilibrio con el vuelo
de las bandurrias. Pasar
de vuelta por el cristal de otrora y, en hinojos,
un rechinar de dientes, siempre
discreto, bajo el mercurio.

(RSB)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada