domingo, 7 de diciembre de 2014

Verano negro
 
 

El plazo de los ojos
a la espera de la marejada
y con ella sal en la llanura
más allá del orden con que ascienden las cosas.
Asoma el muro de los ojos perdidos
sobre el prado de la noche en ascuas
y así vuelven la pregunta
y lo que entonces quedara extinto en la espesura.
Cómo las piedras saltan quebradizas
en los caminos temblorosos
que entre sí se agitan y alborotan
aún al borde del verano.

(RSB)

Foto: en Biblos, Líbano; noviembre 2006, aprox.

No hay comentarios:

Publicar un comentario