lunes, 30 de junio de 2014

"Ah de la vida" (Quevedo). 

La muerte diaria del prójimo nos aflige porque la creemos una verdadera desgracia, o nos alegra por encontrarla merecida o nos deja del todo indiferentes. Es como si solo los otros están llamados a perecer, inermes, humillados y por defecto. ¿Pero qué hay de esa muerte que habita en cada quien, instalada cómodamente en los años vividos y que un buen día se harta de todo y, sin explicación alguna, sale de escena dando un portazo?


De: "Bitácora de poeta" (En: tenordebrumas.blogspot.com)




Heidegger y Celan, ¿una sola voz?




EL pronazi Martin Heidegger y el judío Paul Celan se profesaban una mutua y compleja admiración, que los llevó a leer y hasta anotar detalladamente los libros del otro. Se ignora cómo fue el único encuentro que se produjo cuando un brumoso día este fue a visitar a aquel. Lo cierto es que hay más que una semejanza en la angustiada visión del mundo que rezuman sus obras, así como en la ominosa y desesperante oscuridad de su enunciación. Como sea, Celan no perdió la oportunidad de hacer mofa (y, de paso, autocriticarse) de lo farragoso e "impío" de la dicción y del pensamiento de Heidegger (cuyo nombre podría acaso traducirse como "el que rastrilla eriazos) al componer el siguiente poema, de los más abstrusos que tiene. Su primer verso hace un juego de palabras intraducible ("heidegängerisch"=relativo a caminar por eriazos) por el que alude al autor de "Ser y tiempo" y a algunos de sus conceptos básicos (como la proximidad, la muerte...). Para el lector español, he tratatado de compensar la mencionada intraducibilidad apelando a "Sendas perdidas", una de las obras más conocidas del filósofo alemán. De otro lado, no deja de ser irónico que el "rastrillador de eriazos" estuviera predestinado a arar y predicar en el desierto mediante un pensamiento tan torrencial y arrasador, como también contradictorio y moralmente incongruente como el suyo.

De: "Bitácora de poeta" (en: tenordebrumas.blogspot.com)






LARGO

Al igual que tú, senda perdida de lo cercano:

más
grandes
que la muerte yacemos
juntos, lo in-
temporal bulle
bajo el respiro de tus párpados,

el par de mirlos pende
junto a nosotros, bajo
nuestras comunes, ascendentes
y blancas

metas-
tasis.


LARGO

Gleichsinnige du, heidegängerisch Nahe:

über-
sterbens-
groß liegen
wir beieinander, die Zeit-
lose wimmelt
dir unter den atmenden Lidern,

das Amselpaar hängt
neben uns, unter
unsern gemeinsam droben mit-
ziehenden weißen

Meta-
stasen.


(Traducción del alemán de Renato Sandoval Bacigalupo)

domingo, 29 de junio de 2014

Un poema de Paul Celan 
                                                     (1920-1970)






SALMO

Nadie nos volverá a moldear de tierra y arcilla,
nadie hablará de nuestro polvo.
Nadie.

Loado seas tú, nadie.
Por amor a ti queremos
florecer.
Hacia
ti.

Una nada
fuimos, somos, seguiremos
siendo, florecientes:
la nada-, la
rosa de nadie.

Con
el pistilo de alma pura,
con el estambre de yermo cielo,
con la roja corola
de púrpura palabra que cantábamos
sobre, oh, sobre
la espina.


PSALM

Niemand knetet uns wieder aus Erde und Lehm
niemand bespricht unserem Staub.
Niemand.

Gelobt seist du, Niemand.
Dir zu lieb wollen
wir blühn.
Dir
entgegen.

Ein Nichts
waren wir, sind wir, werden
wir bleiben, blühend:
die Nichts-, die
Niemandrose.

Mit
dem Griffel seelenhell,
dem Staubfaden himmelswürst,
dre Krone rot
vom Purpurwort, das wir sangen
über, o über
dem Dorn.


(Traducción del alemán de Renato Sandoval Bacigalupo)

viernes, 27 de junio de 2014

HEIDEGGER Y EL PEQUEÑO DESTINO. Otro poema de finlandés Gösta Ågren.






 
Das in der Entschlossenheit liegende vorlaufende Sichüberliefern an das Da des Augenblicks nennen wir Schicksal. (En la determinación yace la entrega anticipada al Aquí del momento - es lo que llamamos destino.)
                                                                       Martin Heidegger

 

LAS PALABRAS DE DAAIRD

Con los años la vida se vuelve
una coreografía sin
posibilidades de escape. Tus
propios movimientos te tienen
en sus manos. No, no eres
una marioneta que contiene
solo un nombre; puedes
morir o elegir. Pero cada
decisión es el regreso a
un lugar donde ya no
estás, o una profecía que,
una vez cumplida, calla.

Hay libertad fuera
de la biografía. ¡Llegó
una noche en que mirabas
a todos lados y al final viste
el paisaje

con las aves ascendiendo
como una escritura hacia las nubes!



(Traducción del sueco de Renato Sandoval Bacigalupo)

jueves, 26 de junio de 2014

Un poema inédito del finlandés Gösta
Ågren

Ein Satz kann nur sagen, wie ein Ding ist, nicht was es ist. (Una proposición solo puede decir cómo es una cosa, no qué es.)
                                                                   
Ludwig Wittgenstein

 

PRÓJIMO

Una generación ha nacido
como un alba, pero muere
sin llegar a ser día. El futuro
es demasiado grande; no encuentra
lugar en el presente. Los niños
hace mucho que están histéricos,
como gigantes inadaptados, crueles
como si tuvieran que ejercer poder
u olvido, y cuando por fin
son bufones, protegen al señor
con la mofa y el rencor
de sus mecánicas
protestas, pues toda coraza
libra de responsabilidad.

Pero su paisaje
estaba vacío como una superficie
antes de que alguno de ellos tratara
de entenderlo con ciertos
trazos entre
la tierra y las nubes. Y en abierto
desafío contra los vacuos edictos
del presente, otro clamó por libertad
creyendo en algo elevado y definitivo.
El hambre de un tercero fue tan grande
que lo hizo un alma inmortal, pura
y pasajera como la fiebre,
y así se dijo
lo que eras. 



(Traducción del sueco de Renato Sandoval B.)


viernes, 13 de junio de 2014

Un largo y alucinado poema del  canadiense Francis Catalano






                             Bocetos de Lima
                    (de la Ciudad de los Reyes)

Pero apúrese
porque las grúas altas y amarillas construyen otros edificios,
otros dioses,
otros Padres de Occidente –que también han de ser nuestros.


                                                              Antonio Cisneros


Y la hora actual, ¿cuándo es?
Y el oro y los huesos, ¿dónde están?
Un país donde se arrebata el oro
Si se lo reemplaza es como antes, no es
el Perú, donde eso se espera
Como en otras partes
las personas saquean por doquier
las canteras a tajo abierto,

No, sí, tal

vez, sin duda valen su peso en oro esos lingotes
en limusina. Que un cóndor se asiente en la burbuja de mi ser
siempre vuelvo en círculos contigo en la cabeza

Un flujo teñido de rojo
derramado en mi metonimia de plástico
asume la forma de la copa de mis versos

Lo lamento. Lamento
que ello provenga del lenguaje –
el único equipaje que sea una maleta más pequeña
dentro de una más grande,

                                               

                                                  (Hacia la lejanía)


 
Estoy a bordo del sueño fálico de un piloto a la espera de la emanación final al fondo de un corredor aéreo sin brillo, sin desplazamiento, sin dormir. Alzo mi copa a los estratos de cirros sin complejo alguno, brindo por las alas del avión que a todas luces es falsamente privado.



                                                   (Necesidad de aire)

 

con Air Canada
eslogan a lo largo de las alas de la nariz antes
de caer en mis fosas nasales, volar
respiro, mi rostro se desinfla –
no vamos a ninguna dirección si
no se está en todas a la vez
como un globo suelto y enloquecido
sobre el hemisferio sur,
cruzada esta línea
equinoccial – me
arremolino
en el sentido antiho-

rario, entre el hotel Bolívar y la catedral de Lima hay
un mundo, muchacha e imágenes santas, regateadas por
unos nueve soles, un enano vestido de rojo
empuja un carrito de golosinas una mujer
sombrero de hongo trenzas negras
atraviesa el secreto de las edades otra en su
vitrina desarma una a una las piezas
de una heladera


                                                         (En realidad)


Nos sentimos impotentes para detener la noche
que se escurre en un sueño inca un chico
de piel cobriza cae sobre su hermana ella llora y
la madre de ellos desde lo alto de su pirámide ve tristemente
que se produce este sacrificio, bufones públicos
marcados por el dinero se ponen en acción,



Iglesias sobrecargadas de equívocos sin importancia envueltas en sueños a su vez envueltos en hojas de coca, el ruido sordo que sobre el asfalto hacen las ruedas de una maleta. Una bolsa de basura despanzurrada entre el hotel Bolívar y la catedral de Lima, entre la Plaza San Martín y la Plaza de Armas los pesados electrones que forman el marco los taxis son autos chocones y se dan de golpes así como el sol y la luna se besuquean sobre las barriadas. Los arcoíris cortados en dados

ir por el lado oriental de la calle absolutamente hay que
escapar de los golpes del sol, Domingo de Ramos
con Carlo como cabellos de ángel
las iglesias se resquebrajan silenciosas
en su resanada blancura
peruanos con vidas amorosas y alambicadas
se iluminan al sol y en el sol a la espera de que
se presente la oportunidad de sus vidas

policías encandilados ascienden
por la hipotenusa de las paredes para gravitar
en la cumbre del superego a la sombra de los colores
vivos de una naturaleza
viva

pese a los pronósticos meteorológicos
la humedad está emplumada
mañana lloverá rodocrositas de jaspe
todas las veces que ha llovido jaspe
ellas nos mintieron

Muchos adolescentes con camisetas que se pretenden crucifixiones toman Inca Kola bajo los agujeros de ozono en Lima el clima sería lo que una llama es a su escupitajo el sol rueda por la piel cobriza de cajas claras odiseas de luz quiebran profundamente mis manos que equivalen a tres espigas vueltas hacia el sol ofrendas y anillo solares que enhebran los cinco mil dedos de la simplicidad,

El alma del bosque reencarnada en la flauta de Pan
gira en el aire con remo-
linos de cóndores,
torneos de rotores –

Ana María me susurra al oído:
    -La hoja de coca no es droga, es sagrada
Le respondo claro que sí
engullo de un trago mi pisco sour

se hace tures a viviendas de Miraflores
excavaciones de cemento
adyacentes a las pirámides inconclusas de –

Atraído por los peldaños del atrio
de la catedral
me desplomo

la totalidad me eclipsa detrás de la luna (un poco)

Una familia de indios atraviesa el bulevar
de golpe y porrazo, multitud de palomas ultrajadas
blancas bandadas
los cláxones emplean sin saberlo
el lenguaje de aves en llamas
el alto grito del carbono,

Las fachadas amarillas de los edificios autorizados
a autosacrificarse tienden a rejuvenecer
exacta la tradicional danza
de tijeras, a la vez juvenil y senil voy
por la cabeza por
estructuras
empinadas,

por cada ángel que nada en la noche, una vulva invertida
encalla en una iglesia,

En el pan se mordisquea la mano del maíz lo que se ha dicho no lo es todo porque no se ha vivido todo lo que se ha hecho no lo ha sido porque todo aún no ha sido pensado Una oración católica corta cabezas sin disculparse y sin embargo culpabiliza, las ciudades son las limaduras de un amante desvencijado, un hombre en la sombra bebe un jugo de mango y piña, un estudiante dibuja un edificio con la ayuda de un triángulo, turistas españoles juzgan severamente el Palacio de Justicia,


                 (Los poetas se levantan, el banquete ha acabado)

Todos los graffitis inscritos en las paredes del mundo, ¿llegarían a comunicar lo que sea sin el ciego ensañamiento de las caras de un poliedro para desautorizar sus aristas y vértices, y la pared, su base? Confusas las alpacas en los prados sincrónicos se santiguan en la naturaleza. Fluyen largas cosmogonías plisadas y de colores,

 

Traducción del francés de Renato Sandoval Bacigalupo. Pertenece a Au coeur des esquisses, Montreal, L'Hexagone, 2014.

domingo, 8 de junio de 2014

Mente y naturaleza 2: 

Aún con el poeta JM Eguren -quien decía que los árboles son el pensamiento del pasaje-, si en esta megaciudad árida, cruda, violenta, desarbolada y, por tanto, llena de brutalidad que es Lima se estableciera (por ordenanza o decreto) que cada una de los millones de los hogares que la conforman plantasen un árbol (por favor, basta de esas palmeras que no dan un pizca de sombra) frente a sus casas, la ciudad se haría más amable, fresca y, por añadidura, pensante e inteligente.



De: "Bitácora de poeta"




Mente y naturaleza

A propósito de los cedros del Líbano -que hace unos años contemplé con una admiración sin límites-, viene a cuento lo que decía Eguren: "Los árboles son el pensamiento del paisaje". Nuestro acaso "primer poeta ecológico" tenía toda la razón, sobre todo si se piensa en una megaciudad como Lima, en su trágica escasez de árboles y, por lo tanto, en la brutalidad y violencia que reina en ella y en sus diversos estamentos."


De: "Bitácora de poeta" (Óleo de JM Eguren)











De premios y pérdidas


Me dicen que en el Líbano acabo de obtener un improbable premio Naji Naaman 2014 por mi trabajo como poeta y traductor (?). ¡Lástima que sus cedros milenarios hayan prácticamente desaparecido!

I've been told that in Lebanon I have won an improbable Naji Naaman 2014 prize for my work as a poet and translator. (?). A pity that its millenary cedars have practically disappeared!

  

De: "Bitácora de poeta" 


 

miércoles, 4 de junio de 2014

Sin alfas ni omegas


No hay textos de partida ni textos de llegada; lo que hay son textos, textos, más textos, nada.

 

De: "Bitácora de poeta"




martes, 3 de junio de 2014

Literaturas


Si, como Saramago dice, los escritores hacen la literatura nacional y los traductores la literatura universal, entonces, ¿quién hace la literatura “a secas”?

 

De: "Bitácora de poeta"