viernes, 30 de enero de 2015

Un poema de Pentti Saarikoski
(1937-1983)



Última parte de Danzas de la oscuridad (Hämärän tanssit), tercera parte del la trilogía Tiarnia, de Pentti Saarikoski 193-1983), considerado en su momento "l'enfant terrible" de la literatura de Finlandia. Hoy es una especie de mito nacional y su obra ha sido traducida a una veintena de idiomas. 


UNA VEZ surcado tres veces el mundo entero
pude ahorrar lo suficiente y le compré
una cabaña a mi padre
después trabajé en una construcción, la escala
por alguna razón se deslizó
y me rompí la espalda
y ahora todas las mañanas
a las nueve debo reportarme
a la caja del hospital, pues piensan
que de otro modo me chuparía su dinero
les pregunté que si en caso de tener una pierna rota
tendría siempre que reportarme ante ellos
categóricamente me dijeron no tiene la pierna rota sino la espalda
y dado que este es el caso
tiene que reportarse
no me tuteaban
al parecer debido a mi aspecto
    tan vulgar
Él habla de su vida, este cocinero de barco
pero yo ya estoy en un bosque de abetos, pensado en él
    su cabello
estaba enredado y su nariz era una papa encostrada
en la noche más larga del año
la noche estrellada
    una muchacha canta sentada en el fregadero
los ratones construyen sus túneles
Él decide asesinar a la chica porque le teme a la muerte
le pone un abrigo
mete una navaja en su bolsillo
se dirigen a la montaña
las aguavillas están congeladas y la muchacha dice
    no las recogiste
suben a la montaña, el Minotauro está durmiendo, dice ella
la toma de la mano
    bajan por el camino de la Teoría
se acercan a un bote de basura
    y miran de nuevo las estrellas
        los fragmentos celestiales

(Traducción del finlandés de Irma Síltanen y Renato Sandoval Bacigalupo. Danzas de la oscuridad. Lima: Editorial Nido de Cuervos, 1996)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada