lunes, 23 de febrero de 2015

Más sobre Oliver Sacks



Para los que pasamos infortunios o enfermedades serísimas como las de Oliver Sacks, sabemos bien que en lugar de compadecerse de sí mismos y condenarse a la inmovilidad y al ostracismo, hay más bien que seguir siendo más sí mismos que nunca y continuar con la misma vida que hemos venido haciendo, agradeciendo en silencio cada minuto extra que se nos concede y no prestando atención a las críticas, a veces bienintencionadas, o a los malos pensamientos de los que supuestamente nos quieren, por el simple hecho de no quedarnos quietos como ellos creen que debería ser. Gerundios aparte, así no hay vida ni muerte que valgan la pena. Pero aquí lo que escribe el propio Sacks y que me envía mi hijo Sebastian Sandoval Similä:

http://www.nytimes.com/…/oliver-sacks-on-learning-he-has-te…

No hay comentarios:

Publicar un comentario