domingo, 1 de febrero de 2015



Segunda cansó (canción) 
de Arnaut Daniel 
(¿1150-1210?)


Dulces ayes y gritos

Dulces ayes y gritos,
layes, votos y cantares
oigo de las aves que en su lengua imploran
con sus parejas, tal como nosotros lo hacemos
con las amigas que escuchamos;
y puesto que oí a la más gentil de todas,
hacer debo una canción de superior factura
sin palabra en falso ni extraviada rima.

Ni me perdí
ni erré el camino
la primera vez que entré al castillo,
allí donde mi dama mora y de quien tal hambre tengo
como nunca lo tuviera el sobrino de San Guillermo;
mil veces diarias me conduelo y gimo
por la beldad que a las demás supera
lo mismo que el goce a la ira o la pena.

Bien acogido fui
y lo mismo mis palabras,
pues al elegir nunca primó la torpeza
y en vez de cobre preferí el puro oro,
y esto el día que yo y mi dama nos besamos
escudándome ella con su hermoso manto,
de ahí que falsos lisonjeros de lengua viperina
y palabras de hiel nunca lo vieran.

Dios piadoso,
por quien fueran absueltas
las faltas del ciego Longinos,
quiera, si así le place, que yo y mi dama reposemos
en la cámara donde ambos sostengamos
un delicioso encuentro del que tanto gozo espero,
y que su bello cuerpo besando y riendo yo descubra
y que a la luz de la vela contemplar lo pueda.

No existe rama florida
con capullos ni botones
estremecidos por los picos de las aves
que sea más fresca, de ahí que poseer no quiera a Ruán
ni a Jerusalén toda si no la tengo a ella;
pero con fervor y lealtad ante ella me rindo,
que amándola se honraría el rey de Dover
o aquel de quien son Estela y Pamplona.

Boca, ¿qué dices?
Pues creo que me habrás de arrancar todas
esas promesas por las que el emperador griego
se sentiría honrado o el señor de Ruán
o el rey que tiene Jerusalén y Tiro;
muy loco soy queriendo tanto que me arrepiento,
que Amor poder no tiene para que me cubra
y necio es quien el gozo espanta.

A los impíos
de pérfidas lenguas
no les temo, aunque al rey gallego
errar lo hicieran; y justo es si lo censuramos
por apresar a un pariente suyo -lo sabemos-:
era Ramón, hijo del conde, y sé bien
que el rey Fernando a duras penas recobrará el mérito
si al instante no lo suelta y lo libera.

Yo lo hubiese visto, pero en otras cosas me ocupaba:
en la coronación estuve del buen rey de Estampa.


(Traducción del provenzal de Renato Sandoval Bacigalupo. “Tres canciones de Arnaut Daniel”. En: Fórnix, Revista de Creación y Crítica. Lima: Editorial Nido de Cuervos, enero-julio 2000, número 2, pp.60-65).


Doutz brais e critz,
lais e cantars e voutas
aug dels auzels q’en lur latin fant precs
qecs ab sa par, atressi cum nos fam
a las amigas en cui entendem;
e doncas ieu q’en la genssor entendi
dei far chansson sobre totz de bell’obra
que no·i aia mot fals ni rim’estrampa.

Non fui marritz
ni non presi destoutas
al prim q’intriei el chastel dinz los decs,
lai on estai midonz, don ai gran fam
c’anc non l’ac tal lo nebotz Sain Guillem;
mil vetz lo jorn en badaill e·m n’estendi
per la bella que totas autras sobra
tant cant val mais fis gaugz q’ira ni rampa.

Ben fui grazitz
e mas paraulas coutas,
per so que jes al chausir no fui pecs,
anz volgui mais prendre fin aur que ram,
lo jorn qez ieu e midonz nos baisem
e·m fetz escut de son bel mantel endi
que lausengier fals, lenga de colobra,
non o visson, don tan mals motz escampa.


Dieus lo chauzitz,
per cui foron assoutas
las faillidas que fetz Longis lo cecs,
voilla, si·l platz, q’ieu e midonz jassam
en la chambra on amdui nos mandem
uns rics convens don tan gran joi atendi,
qe·l seu bel cors baisan rizen descobra
e qe·l remir contra·l lum de la lampa.

Ges rams floritz
de floretas envoutas
cui fan tremblar auzelhon ab lurs becs
non es plus frescs, per q’ieu no volh Roam
aver ses lieis ni tot Jerusalem;
pero totz fis, mas juntas, a li·m rendi,
q’en liei amar agr’ondra·l reis de Dobra
o cehl cui es l’Estel e Luna-pampa.

Bocca, que ditz?
q’eu crei qe·m auras toutas
tals promessas don l’emperaire grecs
en for’onratz o·l senher de Roam
o·l reis que ten Sur e Jerusalem;
doncs ben sui fols que quier tan qe·m rependi,
que jes Amors non a poder qe·m cobra,
ni savis es nuls om qui joi acampa.

Los deschauzitz
ab las lengas esmoutas
non dupt’ieu jes, si·l seignor dels galecs
an fag faillir, per q’es dreitz si·l blasmam,
que son paren pres romieu, so sabem,
Raimon lo filh del comte, et aprendi
que greu fara·l reis Ferrans de pretz cobra
si mantenen no·l solv e no·l escampa.

Eu l’agra vist, mas estiei per tal obra,
c’al coronar fui del bon rei d’Estampa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario