lunes, 2 de febrero de 2015

Una tercera Cansó 
de Arnaut Daniel 
(¿1150-1210?)



La amarga brisa los densos bosques
clarea, aquellos que la dulce espesó con hojas,
y a los alegres picos de las encaramadas aves
mudos los vuelve, a los pares y diversos.
¿Por quién me afano en decir y hacer las delicias
de tantos? Por aquella que me ha puesto de cabeza,
de ahí que morir tema si el afán no me asoma.



Fue tan clara la luz primera
que elegir me hiciese a aquella
por quien el corazón a los ojos cree,
que no doy ni dos angevines
por ninguna otra. Atiende poco mis ruegos,
pero es tan de mi agrado y oír deseo
buenas palabras sin agravio de aquella que por asalto me tomara
y a cuyo entero servir de pies a cabeza me hallo.



¡Amor, dime! ¿Soy yo bien acogido?
Temo hacer que se oiga, si me desdeñas,
diez pecados tales que mejor será si te apartas;
amante fiel soy, que quiere y nunca cambia,
mas el corazón fuerte y firme ocultar me hace tantas verdades,
que además de la nieve precisaría de un beso para refresco
del corazón ardido, pues otro bálsamo no vale para ello.



Si me ampara aquella a quien me someto
y que emblema es de todo mérito acogiendo
las calladas cuitas que en mí llevo a raudales,
le ofreceré abiertamente todos mis pensamientos:
ya habría muerto, pero sufrir me hace la esperanza
-que suplícole me abrevie- la cual feliz y alegre me tiene,
pues gozar de otra cosa ni vale lo que una manzana.



Dulce faz con todas las virtudes amadas,
por ti soportaré tantas afrentas,
pues motivo eres de todos mis desatinos
y en eso tengo tantos viles pares. Y los alardes
de ti no me apartan ni me alejan las riquezas,
pues nunca amé tanto con tan poco orgullo
y a ti deseo más que a Dios los de Doma.



Prepárense ya, canción y cortejo,
para satisfacer al rey que habrá de protejerlos,
pues el mérito, aquí agotado, se duplica
perdurando siempre los dones y manjares.
Vayan con gozo y miren su anillo si se los muestra,
pues de Aragón nunca estuve lejos
sin querer allí volver, pero aquí me han dicho ¡quédate!



Hecho está el trato: que el corazón contemple todas las noches
a aquella a quien, yo, Arnaut, sin compañeros cortejo,
pues nada me arrastrará a otro deseo.



(Traducción del provenzal de Renato Sandoval Bacigalupo. En Fórnix, Revista de Creación y Crítica. Lima: Editorial Nido de Cuervos, enero-julio 2000, número 2).


L’aur’amara fa•ls bruels brancutz
clarzir, que•l dous’espeys’ab fuelhs,
e•ls letz becx dels auzels ramencx
te balbs e mutz, pars e non-pars.
Per qu’ieu m’esfortz de far e dir plazers
a manhs? Per ley qui m’a virat bas d’aut,
don tem morir, si•ls afans no•m asoma.



Tan fo clara ma prima lutz
d’eslir lieys, don cre•l cors los huelhs,
non pretz necx mans dos angovencs
d’autra. S’eslutz rars mos preyars,
pero deportz m’es e d’auzir volers
bos motz ses grey de lieys, don tan m’azaut
qu’al sieu servir suy del pe tro qu’al coma.



Amors, guara! Suy be vengutz?
Qu’auzir tem far, si•m dezacuelhs,
tals detz pecx que t’es mielhs que•t trencx;
qu’ieu suy fis drutz cars e non vars,
ma•l cors ferms fortz me fai cobrir mans vers,
qu’ab tot lo ney m’agr’obs us bays al caut
cor refrezir, que no•y val autra goma.



Si m’ampara silh que•m trahutz
d’aizir si qu’es de pretz capduehls,
dels quetz precx qu’ai dedins a rencx
l’er fort rendutz clars mos pensars:
qu’ieu fora mortz mas fa•m suffrir l’espers,
que•lh prec que•m brey, qu’aisso•m te let e baut,
que d’als jauzir no•m val jois uma poma.



Douza car’a totz ayps volgutz,
sofrir m’er per os manhs orguelhs,
quar etz decx de totz mos fadencx,
don ai manhs brutz pars. E guabars
de vos no•m tortz ni•m fay partir avers,
c’anc non amey ren tant ab menhs d’ufaut,
ans voz dezir plus que Dieu silh de Doma.



Ara•t para, chans e condutz,
formir al rey que t’er escuelhs,
quar pretz, secx say, lay es doblencx
e mantengutz dars e manjars.
De joy la•t portz, son anel mir s•il ders,
qu’anc non estey jorn d’Arago que•l saut
no•y volgues ir, mas say m’an clamat: roma!



Faitz es l’acortz, qu’el cor remir totz sers
lieys cuy dompney ses parsonier, Arnaut,
qu’en autr’albir n’es fort m’entent’a soma.

No hay comentarios:

Publicar un comentario