miércoles, 27 de mayo de 2015

Un poema visionario 
 de Gösta Ågren
(Finlandia, 1936)






El protagonista

Solo alcanzarás
tu objetivo si te diriges
a otro horizonte distinto
del futuro y despiertas
su paisaje latente. Ahí
el agresor es detenido
por su propio susurro
mientras la noche tiende paños
de sangre sobre el cielo
hacia la oscuridad. Ahí
aguarda una mesa
bajo el ocaso,
un papel quieto
y vacío como una mente serena,
y un lapicero
también sin palabras. Ahí,
en esa arena ilesa,
escribes
huellas. Predestinada
e ineluctable es

tu libertad.

De: Bortom Nostradamus (Más allá de Nostradamus), 2000.

( Traducción del sueco de Renato Sandoval Bacigalupo)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada