lunes, 15 de junio de 2015

Kafka 
y la soledad, el barullo, la nada





La ventana a la calle

            Aquel que vive solitario y que, sin embargo, desea en ocasiones conectarse con algo; aquel que, considerando los cambios del día, del clima, de sus relaciones profesionales y cosas por el estilo, quiere ver de pronto un brazo al que pudiera aferrarse, no estará en condiciones de pasarla mucho tiempo sin una ventana que dé a la calle. Y le va bien no desear nada, y solo se aproxima a la ventana como un hombre cansado, cuya mirada oscila entre el público y el cielo, y no quiere pero igual ha inclinado la cabeza un poco hacia atrás; pero con todo los caballos de abajo se lo llevarán violentamente en ese flujo de coches y de ruido, y finalmente hasta la armonía humana.



(Traducción del alemán de Renato Sandoval Bacigalupo)

No hay comentarios:

Publicar un comentario