viernes, 18 de diciembre de 2015

Nadie entiende nada,
como siempre
(fragmento)






La lección no fue impartida
en la hora nona, no había nadie que asistiese o que faltase; tan solo
un trompo brincaba y la gloria lo henchía al final de la pradera; no hay
ni confetis ni pastel en esta blanca despedida. Solo palotes y piñatas
exhiben su sintaxis cuando un somorgujo levanta la cabeza
y un arpegio de tonos y estridencias perecen pronto en pentagramas. 

(RSB)


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada