sábado, 31 de enero de 2015

Una sextina de Arnaut Daniel
     (¿1150-1210?)

 



Trovador representante del muy hermético Trobar Ric (una variante difícil del Trobar Clus), quien según Dante, y luego Pound, era "il miglior fabbro" (el mejor forjador). Ojo: la sextina era una composición de seis estrofas de seis versos cada una, con rimas-palabras que se van alternando en cada estrofa, y rematada con un terceto de envío (dirigido a un destinatario indeterminado), donde aparecían en cada verso, de dos en dos, esas seis palabras-rimas.


El firme querer que en mi corazón entra
arrancar no me lo pueden pico ni uña
de lisonjero que por mal decir pierde su alma;
y como no sé darle con rama ni vara,
aun a ocultas, allí donde no tenga tío,
gozaré del gozo, en el jardín o en cámara.

Cuando me acuerdo de la cámara
en la que bien sé ningún hombre entra
y que me vigilan más que hermano o tío,
no hay miembro mío que no se estremezca, y aun la uña,
así como lo hace el niño frente a la vara:
tanto miedo tengo de que me falte el alma.

¡Con el cuerpo lo sería, no con el alma,
si ella me consintiese en su cámara!
Más me hiere el corazón que golpe de vara
pues donde ella está su siervo allí no entra;
con ella seré siempre como carne y uña
y no creeré consejo ni de amigo ni tío.

Nunca a la hermana de mi tío
la amé yo tanto, ¡por mi alma!,
Tan próximo como el dedo de la uña,
si lo desea, querría yo estar de su cámara;
de mí puede hacer Amor, que en el corazón me entra,
más a su gusto que hombre fuerte con débil vara.

Desde que en flor estuvo la seca vara
y Adán diera sobrino o tío,
tan fiel amor como en el corazón me entra
no creo existiese nunca en cuerpo o en alma;
doquiera que esté, en plaza o cámara,
mi corazón no se aparta de ella como del dedo la uña.

Es así que se entraña y se aúña
mi corazón a ella como la corteza en la vara;
pues sí que me es torre de gozo y palacio y cámara,
y tanto no amo yo a hermano, pariente o tío:
en el paraíso tendrá doble gozo mi alma
si por bien amar hay quien allí entra.

Arnaut envía su canción de uña y de tío,
con permiso de quien de su vara tiene el alma,
a su Deseado, cuyo mérito en cámara entra.


(Traducción del provenzal de Renato Sandoval Bacigalupo. "Tres canciones de Arnaut Daniel". En Fórnix. Revista de Creación y Crítica, n° 2. Lima: Editorial Nido de Cuervos, enero-julio, 2000).



Lo ferm voler q’el cor m’intra
no•m pot jes becs escoissendre ni ongla
de lausengier, qui pert per maldir s’arma;
e car non l’aus batr’ab ram ni ab verga,
sivals a frau, lai on non aurai oncle,
jauzirai joi, en vergier o dinz cambra.

Qan mi soven de la cambra
on a mon dan sai que nuills hom non intra
anz me son tuich plus que fraire ni oncle,
non ai membre fremisca, neis l’ongla,
aissi cum fai l’enfas denant la verga:
tal paor ai no•l sia trop de l’arma.

Del cors li fos, non de l’arma,
e cossentis m’a celat dinz sa cambra!
Que plus mi nafra•l cor que colps de verga
car lo sieus sers lai on ill es non intra;
totz temps serai ab lieis cum carns et ongla,
e non creirai chastic d’amic ni d’oncle.

Anc la seror de mon oncle
non amei plus ni tant, per aqest’arma!
C’aitant vezis cum es lo detz de l’ongla,
s’a liei plagues, volgr’esser de sa cambra;
de mi pot far l’amors q’inz el cor m’intra
mieills a son vol c’om fortz de frevol verga.

Pois flori la seca verga
ni d’En Adam mogron nebot ni oncle,
tant fin’amors cum cella q’el cor m’intra
non cuig fos anc en cors, ni eis en arma;
on q’ill estei, fors en plaz’, o dins cambra,
mos cors no•is part de lieis tant cum ten l’ongla.

C’aissi s’enpren e s’enongla
mos cors en lei cum l’escorss’ en la verga;
q’ill m’es de joi tors e palaitz e cambra,
e non am tant fraire, paren ni oncle:
q’en paradis n’aura doble joi m’arma,
si ja nuills hom per ben amar lai intra.

Arnautz tramet sa chansson d’ongl’e d’oncle,
a grat de lieis que de sa verg’a l’arma,
son Desirat, cui pretz en cambra intra.

viernes, 30 de enero de 2015

Un poema de Pentti Saarikoski
(1937-1983)



Última parte de Danzas de la oscuridad (Hämärän tanssit), tercera parte del la trilogía Tiarnia, de Pentti Saarikoski 193-1983), considerado en su momento "l'enfant terrible" de la literatura de Finlandia. Hoy es una especie de mito nacional y su obra ha sido traducida a una veintena de idiomas. 


UNA VEZ surcado tres veces el mundo entero
pude ahorrar lo suficiente y le compré
una cabaña a mi padre
después trabajé en una construcción, la escala
por alguna razón se deslizó
y me rompí la espalda
y ahora todas las mañanas
a las nueve debo reportarme
a la caja del hospital, pues piensan
que de otro modo me chuparía su dinero
les pregunté que si en caso de tener una pierna rota
tendría siempre que reportarme ante ellos
categóricamente me dijeron no tiene la pierna rota sino la espalda
y dado que este es el caso
tiene que reportarse
no me tuteaban
al parecer debido a mi aspecto
    tan vulgar
Él habla de su vida, este cocinero de barco
pero yo ya estoy en un bosque de abetos, pensado en él
    su cabello
estaba enredado y su nariz era una papa encostrada
en la noche más larga del año
la noche estrellada
    una muchacha canta sentada en el fregadero
los ratones construyen sus túneles
Él decide asesinar a la chica porque le teme a la muerte
le pone un abrigo
mete una navaja en su bolsillo
se dirigen a la montaña
las aguavillas están congeladas y la muchacha dice
    no las recogiste
suben a la montaña, el Minotauro está durmiendo, dice ella
la toma de la mano
    bajan por el camino de la Teoría
se acercan a un bote de basura
    y miran de nuevo las estrellas
        los fragmentos celestiales

(Traducción del finlandés de Irma Síltanen y Renato Sandoval Bacigalupo. Danzas de la oscuridad. Lima: Editorial Nido de Cuervos, 1996)

jueves, 29 de enero de 2015

Otro poema del finlandés Gösta Ågren 





De El carpintero, basado en el Evangelio de San Marcos.



LA COMUNIÓN

Cuando el cordero fue asesinado
las nubes aún filtraban
la magnificencia de la luz, de modo
que solo su silencio llegaba a la tierra,
pero muy pronto la sangre crepuscular del animal
ardió en el cielo. Vista
desde el futuro, los siglos
nublan la sala
mientras los discípulos simbólicamente
comen y beben su cuerpo,
ese águila cruda. Sobre ellos
se elevan y desploman
las altas ruinas de la noche, pero ellos
están cautivos de esa charla sobre sacrificios
y traiciones, de esa vieja
ciénaga sin ecos donde el tiempo
está quieto como una comarca
sin que nadie alce la mirada. Los ojos
del animal son instrumentos ciegos
y los de dios están llenos de sangre
blanca. El hombre, el único
que ve, busca siempre
algo más.



(Traducción del sueco de Renato Sandoval Bacigalupo. El carpintero (Timmermannen). Lima. Editorial Nido de Cuervos, 2001)


NATTVARDEN

Medan fåret dödades,
silade molnen ännu bort
ljusets prakt, så att bara
dess tystnad nådde jorden,
men snart brann djurets
aftonblod i himlen. Sedd
från framtiden är
salen disig av sekler
 

medan lärjungarna symboliskt
äter och dricker hans kropp,
en rå örn. Över dem
stiger och störtar kvällen
med höga ruiner, men de är
fångar i ett samtal om offer
och förräderi, en uråldrig
sumpmark utan eko, där tiden
står stilla som ett område,
och ingen ser uppåt. Djurens
ögon är blinda instrument
och gudarnas fyllda av vitt
blod. Människan, den enda
seende, söker alltid
något annat.


 Un poema del finlandés 
Paavo Haavikko 
(1931-2008)


 
Su libro Palacio de invierno ha sido comparado muchas veces con La tierra baldía (The Waste Land), de T.S. Eliot.



AHORA QUE TE HABLO DEL EMPERADOR…



Ahora que te hablo del emperador, tú lo ves, entre todo,

ahora que te hablo del emperador, ves: es invierno, el emperador está solo,

el emperador es una imagen que se aclara en la penumbra,

el emperador es una imagen,

llega la penumbra,

hay una maraña de árboles como nido de águilas en una pendiente,

         el seco grosor de ramas,

y el emperador está solo y está claro,

está en su refugio estival que es frío en invierno,

él es a quien ves más claramente en la oscuridad, y el pensamiento,

el ave, la lechuza, tu invisible pensamiento pueden ver también

         al emperador den la oscuridad.



Te he guiado extraviadamente y estás junto a una montaña invernal

e intentas mirar por entre las ramas al emperador que no está,



cuando cierras los ojos vuelves a verlo en su refugio estival

y su imagen es clara,



te he guiado extraviadamente, abre tus ojos y no me escuches,



el poder de tu imperio está en tu corazón, allí es fuerte,

el imperio se encumbra y se desploma en un abrir y cerrar de ojos,



muere al abrirse los ojos.





(Traducción del español de Katriina Similä y Renato Sandoval Bacigalupo. De: Palacio de invierno y otros poemas. Lima: Editorial Nido de Cuervos, 1989)





KUN NYT KERRON KEISARISTA…



Kun nyt kerron keisarista näet hänet, keisarin, kesken kaiken,

kun nyt kerron keisarista, näet: talvi on, keisari yksinäinen,

keisari on kuva joka käy selväksi hämärässä,

keisari on kuva,

hämärä on tulemassa,

on ryteikkö rinteillä kuin kotkanpesä, oksien tiuha kuivuus,

ja keisari on yksin ja hän on kirkas,

hän on huvilinnassa joka on kylmä talvella,

hän on se jonka näet pimeässä selvimmin, ja ajatus,

lintu, huuhkain, sokko ajatuksesi sentään näkee myös pimeässä keisarin.



Olen johtanut sinut harhaan ja seisot talvisen vuoren äärellä

ja koet tähystää oksien halki keisaria jota ei olekaan,



kun suljet silmäsi näet keisarin taas huvilinnassaan

ja hänen kuvansa on kirkas,



olen johtanut sinut harhaan, avaa nyt silmäsi äläkä kuuntele minua,



keisarkunnan voima on sinun sydämessäsi, siellä se on vahva,

keisarkunta syntyy ja kaetuu silmää räpyttämällä,



se kuolee kun silmät avautuvat.


miércoles, 28 de enero de 2015

Un poema de la finlandesa 
Henrika Ringbom (1923)






En mi cumpleaños me levanté temprano
Me alisté y vi


La salida del sol. Estaba hermoso
Sobre el mar. Cielo rosado y azul, niebla


Hielo de diferentes formas y tamaños
Alguien dijo que yo iba sonriendo


Por las hojas de las calles.
Yo no podría negarlo.


Iba a contar una historia de miserias
Pero estaba llena de esperanza. Siete pájaros


Entraron al cuarto y vi que anunciaban al niño.
Me ofrecieron varios finales


Como caer de un balcón,
Ser violada en grupo o estrellarme contra una roca.


Pero como un perezoso de la selva peruana
Trepa lentamente de rama en rama


Describí en detalle un comienzo tras otro.
Cuando mi vergüenza tuvo el coraje de salir al frente


La tomé de la mano
Como tomas la mano


De alguien cuya mano necesita
Ser tomada. Oscurecía


Y las lámparas estaban encendidas, era hora
De la fiesta. Sitiada en el salón


Me levantaron nuevos, efímeros y amables invitados
Me tocó gente que no estaba invitada ni que yo esperaba.


Dijeron sus nombres y una pasarela descendió profundamente 
Escalón a escalón hasta la playa, sobre el agua.


(Traducción del sueco de Renato Sandoval Bacigalupo. En Fórnix, revista de creación y crítica n° 12. Lima: Editorial Nido de Cuervos, julio 2013, p. 455 ss.)

martes, 27 de enero de 2015



Un poema de la finlandesa Eira Stenberg (1943)




Sugiero leer esta versión como suena en italiano el inicio de la Comedia de Dante: “Nel mezzo del cammin di nostra vita / Mi ritrovai per una selva oscura / Che la diritta via era smarrita.”


DIVINA COMEDIA
Perdida en el camino al mediodía de mi vida
por el largo corredor de un hotel
con sus suaves alfombras acallando mis pasos
y su pista de baile invitando al bamboleo,



abrí tal vez la puerta equivocada,
bajé los peldaños que no debía,
llegando a un corredor cuya salida no pude hallar.

 

Caminé como en un sueño
guiada por una música lejana
tanto que me extenué  
y solo mi cuarto me hacía falta.

 

Fue entonces que lo vi,
la oscura silueta del portero nocturno,
sus cabellos, negras alas de cuervo
pegadas a su cabeza,
sus dos ojos azules de trueno
y su hosca cabeza de toro.

 

Oh, señor de las llaves, le dije,
en este palacio
el número de mi cuarto es el 444.

 

No respondió,
se quedó mirando mis pechos y los tocó con sus dedos,
sus manos se deslizaron por toda la curva de mi cuerpo.

 

De esa forma lo encontré
sin conocerlo,
nadie ha tomado mi rostro como él,
asido mis orejas,
jalado mi pelo
y se ha deslizado así entre mis piernas.
Las lagartijas irguieron sus cabezas
bajo el terciopelo de mi vestido,
se abrieron las puertas del laberinto.
No sabía quién era,
ya que no hay otro como él
que lleve su cabeza como una corona negra.
Lo tomé de la muñeca
y lo llevé afuera,
y ahora, loca de deseo, estoy buscándolo.

(Traducción del finlandés de Irma Síltanen y Renato Sandoval Bacigalupo. Ícono del deseo (Halun ikoni). Lima: Editorial Nido de Cuervos. 2001).



DIVINA COMMEDIA

Elämäni keskipäivän aikaan tieltä eksyneenä
suuren hotellin pitkässä käytävässä.
kun mattojen sordiino vaiensi askeleet
ja yökerhon parketti kutsui keinuun,

avasin ehkä väärän oven,
laskeuduin väärät portaat
käytävään josta en löytänyt ulos.

Kuin unessa kuljin
kaukainen musiikki oppaanani
niin kauan että väsyin
ja kaipasin vain huoneeseeni.

Silloin näin hänet,
yöportieerin tumman hahmon,
hänen hiustensa mustat korpinsiivet
tiiviisti päätä vasten,
kaksi ukkosensinistä silmää
ja töykeän häränpään.

Oi avainten herra, sanoin,
tässä palatsissa
huoneeni numero on 444.

Hän ei vastannut,
hän katseli rintojani ja laske sormensa niille,
hänen kätensä liukuivat pitkin vartaloni kaarta.

Näin minä kohtaisin hänet
tuntematta häntä,
kukaan ei ole ottanut kasvojani kui hän
poiminut korvani simpukkaa
ja vetäissyt hiuksista,
läpsäissyt jalkoväliin.
Liskot nostivat päänsä
pukuni sametin alla,
labyrintin ovet avautuivat.
En minä tiennyt kuka hän oli,
ettei ole toista kuin hän
joka kantaa päätään kuin mustaa kruunua.
Minä tartuin häntä ranteesta
ja talutin pois
ja nyt, hulluna halusta etsin häntä.
 Un poema de Edith Södergran
(1892-1923)


 


AMOR

Mi alma era un traje celeste como el cielo;
la dejé sobre una roca junto al mar
y desnuda llegué hasta ti y parecía una mujer.
Y como mujer me senté a tu mesa
y brindé con vino y aspiré el aroma de unas rosas.
Me encontraste bella y semejante a alguien que en sueños viste,
olvidé todo, olvidé mi infancia y mi patria,
solo sabía que tus caricias me tenían cautiva.
Y tú, sonriendo, tomaste un espejo y dijiste que me mirara.
Vi que mis hombros estaban hechos de polvo y se desmoronaban,
vi que mi belleza estaba enferma y ahora solo quería desaparecer.
Oh, aférrame entre tus brazos, tan fuertemente
           que ya no necesite nada más.


(Traducción del sueco de Renato Sandoval Bacigalupo. Virgen moderna: Poesía completa. Lima. Editorial Nido de Cuervos, 1999, 170 pp.)



KÄRLEK

Min själ var en ljusblå dräkt av himlens färg;
jag lämnade den på en klippa vid havet
och naken kom jag till dig och liknade en kvinna.
Och som en kvinna satt jag vid ditt bord
och drack en skål med vin och andades in doften av några rosor.
Du fann att jag var vacker och liknade något du sett i drömmen,
jag glömde allt, jag glömde min barndom och mitt hemland,
jag visste endast att dina smekningar höllo mig fången.
Och du tog leende en spegel och bad mig se mig själv.
Jag såg att mina skuldror voro gjorda av stoft och smulade sig sönder,
jag såg att min skönhet var sjuk och hade ingen vilja än - försvinna.
O, håll mig sluten i dina armar så fast att jag ingenting behöver.