miércoles, 27 de enero de 2016



¡A galopar, a galopar!
(fragmento)

 



"El caballo emplumado adelanta una pata y luego las otras tres
y avanza en la inmovilidad que lo rodea. En realidad, a medida que
va moviendo sus patas lo que aumenta de tamaño es su cuerpo
denso e intacto que sigue creciendo, sin moverse, hasta el momento
o el día en que decide detenerse. El caballo cubre con el manto
de su elástica piel el paisaje que lo encuadra y sostiene, sacude
sus belfos y resopla dichoso cuando su paso sin arranque para
y de él ágilmente se apea. El caballo crecerá hasta donde su mente lo desee,
y aunque nunca haya abandonado su punto de partida ocupa ya todos
los confines de esta playa y de las otras donde se retraen
y sofocan las mareas."

(RSB)

No hay comentarios:

Publicar un comentario