jueves, 7 de enero de 2016

Tardía misericordia 






Hoy, una vez más, mi miseria. Mejor llegar, demasiado tarde que nunca, al supuesto ser querido (amigo, maestro, pariente, amante...) en estado de enfermedad crítica o en etapa final. Ahora ya no está. No vale asistir a velorios. Los que se mueren son los que nos quedamos vivos por miedo, indiferencia o simplemente flojera. ¡Y mejor ni pensar en los otros miles de millones que se van muriendo, mientras parecemos que nos preocupa el bienestar del mundo! Leer aparte el poema "Juicio Final" del poeta Leoncio Bueno Verlo también en mi blog Tenor de Brumas (tenordebrumas.blogspot.com) (RSB)

No hay comentarios:

Publicar un comentario