miércoles, 10 de febrero de 2016



 Para 
Carlos Oquendo de Amat



 


"Oquendo del lago y su
moú Abel tel ven Abel en el té sinfónico y a la vez tan perplejo
en su decir de plata, perú Caín mel ten Caín en la fe, llora
una pena hitita y esta se acopia en su jofaina de plata. Tan redondo
el número y tan ajeno, en su rojura la ira de antaño se abate
y apacienta, no hay señal de glorias ni de entusiasmos nunca habidos, solo
una piedra envuelta para regalo y en su centro esa furia pétrea
que a todos nos maldice. Amor, amor el de la primavera marina
donde el agua era un aroma de luz extendiéndose por las colinas, hierro
el viento con su inclemencia tormentosa, mientras el cauce
de las canas relucía como nunca su hartazgo y estupor."


(RSB)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada