jueves, 4 de febrero de 2016

Nueva admiración








Entre las personalidades del mundo, hasta hace poco el único que yo conocía en persona y admiraba hasta el extremo era el viajero y científico noruego Thor Heyerdahl (el del Kontiki, por ejemplo), hasta que encontré al holandés Cees Nooteboom, cuya intensa y deslumbrante vida errabunda así como su alucinante escritura me ha ratificado la persistencia en la vida, el amor, el viaje y la aventura. ¿Por que será que ambos me parecen lo máximo? Una vez más, la vida es moverse; la muerte, detenerse. ¡Ah, y Cees estará en el III Fiplima (13-16 de abril)!

No hay comentarios:

Publicar un comentario