martes, 24 de enero de 2017


TRES POEMAS 
DE EDITH SÖDERGRAN 
(Finlandia, 1892-1923)

Fundadora de lo que después se ha conocido como Modernismo Escandinavo -y en la línea del simbolismo ruso (Blok, Severyanin...), del expresionismo alemán (Trakl, Elsa Lasker-Schüler...) y del misticisimo panteísta de Rudolph Steiner,- es también gonfalonera "avant la lettre" de feminismo, como ahora se desarrolla. ¡Un ejemplo poético del cual siempre hay que aprender y admirar! Los poemas son de Edith Södergran, "Poesía completa", Lima: Biblioteca Abraham Valdelomar, 228 pp. Estudio y traducción directa del original sueco debida a RSB. (RSB)




Llevo en mí crepúsculos violetas…

Llevo en mí crepúsculos violetas de mis tiempos primigenios,
vírgenes desnudas jugando con centauros galopantes…
Soleados días amarillos con espléndidas miradas,
solo los rayos del sol celebran dignamente el tierno cuerpo
         de una mujer…
El hombre no ha venido, nunca estuvo, jamás estará…
El hombre es un falso espejo que la hija del sol airada arroja contra las peñas,
el hombre es una mentira que los blancos niños no comprenden,
el hombre es un pútrido fruto que los orgullosos labios desdeñan.

Bellas hermanas, asciendan hasta las rocas más fuertes,
todas somos guerreras, heroínas, amazonas,
de inocentes ojos, frentes celestiales, máscaras de rosa,
pesados rompientes y aves extraviadas,
somos las menos esperadas y también las más rojas,
manchas de tigre, tensadas cuerdas, estrellas sin vértigo.



Sueños turbulentos

Lejos de la dicha, estoy en una isla del mar y duermo.
Las brumas ascienden y huyen y los vientos cambian,
tengo sueños turbulentos de guerra y de grandes fiestas
¡y sueño que mi amado desde un barco observa
el vuelo de las golondrinas sin sentir ansia alguna!
Hay en su interior algo pesado que no puede moverse,
él ve que el barco se desliza hacia el futuro hostil,
él ve la afilada quilla cortar en dos al hosco destino,
las alas que lo transportan al país donde todo lo que hace
         es vano,
al país de los días inútiles y vacuos, lejos del destino.


Vierge moderne

No soy mujer. Soy un neutro.
Soy un niño, un paje y una osada decisión,
soy un rayo risueño de un sol escarlata…
Soy una red para todos los peces golosos,
soy un brindis en honor a todas las mujeres,
soy un paso hacia el azar y la ruina,
soy un salto en la libertad y en el yo…
Soy el murmullo de la sangre en el oído del hombre,
soy un escalofrío del alma, el ansia y la negación de la carne,
soy el anuncio de nuevos paraísos.
Soy una llama inquisitiva e intrépida,
soy agua, honda mas audaz hasta las rodillas,
soy fuego y agua sinceramente unidos por libre decisión.





No hay comentarios:

Publicar un comentario