sábado, 4 de febrero de 2017

DE POESÍA EN RELACIÓN CON LA POLÍTICA, LA PROCTOLOGÍA Y EL ONANISMO.


Del brillantísimo, desenfadado y corrosivo dominicano Manuel del Cabral (1907-1999), dos poemas dedicados a los poderes públicos (Estado) y privados (tipo Odebrecht, por ejemplo). De su Permanencia inmaterial. Obra póetica completa, Santo Domingo: Ediciones de Cultura, 2011, 790 pp. Como siempre, la poesía puede ocuparse de todo... 


ANO

Anciano de nacimiento, nací con mis arrugas
como quien se gradúa en experiencias.
Pero pese a mi vejez prematura
y a mi olor de difunto superviviente,
me cuidan como a un niño, porque hay días
en que me pongo a vomitar cosas robadas,
cheques no digeridos que tiene un olor
Más penetrante que el del excremento.
los señores me sientan sobre muebles de pana,
saben que se acomodan acomodándome.
Los jueces van primero a la letrina,
son más cultos:
primero me consultan… Nos ponemos de acuerdo.
Los maricas me adoran, mi ocultismo
los hace metafísicos muy sólidos;
pero a mí me da asco cuando me perfuman,
qué humillado me siento perfumado…
En cambio, qué orgulloso estoy
cuando los presidentes cumplen con mis consejos,
entonces se van limpios al Congreso,
y aunque tengan diarrea de discursos,
a nadie se le quedan las orejas mugrientas.
Creo en este caso yo soy más limpio
que la rosa
mientras ella perfuma solapas de ladrones,
Yo, quizá, no tan oculto,
dejo escapar fantasmas de porotos conscientes
entre las ceremonias de narices burócratas,
yo soy un guerrillero
que no tiene piedad en los palacios.
Ayer leí en los diarios
que escasea por mí papel higiénico.
Nueva York pierde el juicio cuando yo no estoy
limpio.
No soy el tercer ojo de los Lamas,
a mí me lamen los degenerados
o los que comen mierda en la política.
Nacido entre dos glúteos, duermo entre dos
almohadas,
necesito estar cómodo para tocar mi flauta.
Ano viene de anónimo,
pero sin mí no hay animal posible.
Si quieres a tu cuerpo, siglo embustero, lávame,
soy la salida única de todos tus negocios…

LA MANO DE ONÁN

La mano de Onán se queja
Yo soy el sexo de los condenados.
No el juguete de alcoba que economiza vida.
Yo soy la amante de los que no amaron.
Yo soy la esposa de los miserables.
Soy el minuto antes del suicida.
Sola de amor, mas nunca solitaria,
limitada de piel, saco raíces...


Se me llenan de ángeles los dedos,
se me llenan de sexos no tocados.
Me parezco al silencio de los héroes.
No trabajo con carne solamente...
Va más allá de digital mi oficio.
En mi labor hay un obrero alto...
Un Quijote se ahoga entre mis dedos,
una novia también que no se tuvo.


Yo apenas soy violenta intermediaria,
porque también hay verso en mis temblores,
sonrisas que se cuajan en mi tacto,
misas que se derriten sin iglesias,
discursos fracasados que resbalan,
besos que bajan desde el cráneo a un dedo,
toda la tierra suave en un instante.


Es mi carne que huye de mi carne;
horizontes que saco de una gota,
una gota que junta
todos los ríos en mi piel, borrachos;
un goterón que trae
todas las aguas de un ciclón oculto,
todas las venas que prisión dejaron
y suben con un viento de licores
a mojarse de abismo en cada uña,
a sacarme la vida de mi muerte.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada