lunes, 22 de mayo de 2017

Un poema de Gioconda Belli
(Nicaragua, 1948)



Ella estará en el el IV FIPLIMA (27-30 de setiembre). Sigue esto: "Es una poeta, novelista y activista nicaragüense. Su obra literaria se caracteriza por su compromiso político y por rescatar y ahondar en el universo femenino, reivindicando el papel de las mujeres en la sociedad y en la construcción de la cultura. En 1972, con su primer libro Sobre la grama, revoluciona la poesía centroamericana al abordar sin tapujos el cuerpo y la sexualidad femenina. Su activismo le llevó a militar en el Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), y a ocupar durante un tiempo (1979 a 1994) cargos de responsabilidad una vez los sandinistas derrocaron a Somoza". También es una de las fundadoras, en la década de 1980, del Partido de la Izquierda Erótica (PIE). El tema principal de IV FIPLIMA es la situación de la mujer en el mundo (discriminación, feminicidios, falta de empoderamiento...). 


COMO UNA GATA BOCA ARRIBA


Te quiero como gata boca arriba,
panza arriba te quiero
maullando a través de tu mirada,
de este amor-jaula
violento,
lleno de zapatos
como una noche de luna
y dos gatos enamorados
discutiendo su amor en los tejados,
amándose a gritos y llantos,
a maldiciones, lágrimas y sonrisas
(de esas que hacen temblar el cuerpo de alegría).
Te quiero como gata boca arriba
y me defiendo de huir,
de dejar esta pelea
de callejones y noches sin hablarnos,
este amor que marea,
que me llena de polen,
de fertilidad
y me anda en el día por la espalda
haciéndome cosquillas.
No me voy, no quiero irme, dejarte,
te busco agazapada,
ronroneando.
Te busco saliendo detrás del sofá,
brincando sobre tu cama,
pasándote la cola por los ojos,
te busco desperezándome en la alfombra,
poniéndome los anteojos para leer
libros de educación o del hogar
y no andar chiflada y saber manejar la casa,
poner la comida,
asear los cuartos,
amarte sin polvo y sin desorden,
amarte organizadamente,
poniéndole orden a este alboroto
de revolución y trabajo y amor
a tiempo y destiempo,
de noche, de madrugada,
en el baño,
riéndonos como gatos mansos,
lamiéndonos la cara como gatos viejos y cansados
a los pies del sofá de leer el periódico.
Te quiero como gata agradecida,
gorda de estar mimada,
te quiero como gata flaca
perseguida y llorona,
te quiero como gata, mi amor,
como gata, Gioconda,
como mujer
te quiero.

sábado, 20 de mayo de 2017

DEFENSA DE LA CULTURA 
O CULTURA DE LA DEFENSA



A veces sumar, restar, multiplicar y dividir es un buen ejercicio para que uno salga medianamente parado de la cuestionada prueba PISA. Si pienso en el caso del Perú, veo que el presupuesto nacional del 2017 -hablando en términos gringos, para que parezca menos- es de 42 mil millones de dólares. Observo también que el monto destinado al sector de Defensa es de 2048 millones, mientras que el asignado a Cultura es, apenas, UN MILLÓN doscientos mil dólares. Me parece que la diferencia entre ellos es más que abismal, por decir lo menos. Ahora bien, si pensamos que, por ejemplo, un avión Mirage cuesta 23 millones, eso quiere decir que uno solo de esos aparatos para matar es diecinueve veces más que el presupuesto total del tan necesitado pero también maltratado Ministerio de Cultura. Para facilitar la figura, este sector equivale la cuarta parte de un ala o de la cola de ese pajarraco infernal. De ahí se desprende que si ese costo se trasladara al sector de Cultura, este, por arte de birlibirloque, levantaría vuelo y potenciaría notablemente su capacidad latente para alentar la vida a la gente en lugar de que el Estado (al menos desde Velasco) la bombardee y extermine con tantos dislates, para orgullo y felicidad de los que tienen poder, ventaja y dinero a chorros. Considerando eso y parafraseando la clásica expresión medieval “La mitad de mi reino por un caballo”, yo diría ahora “La mitad de un Mirage por la cultura. (RSB)
UN POEMA DE TSEAD BRUINJA
(Rinsumageest, Frisia, Países Bajos, 1974)


Holandés, que escribe en frisón, antigua lengua que aún se habla en Dinamarca, Alemania y Países Bajos. Estará en el IV FIPLIMA (27-30 de setiembre). Para ver más datos, muy interesantes, sobre él, hacer clic en http://www.poetryinternationalweb.net/pi/site/poet/item/4038/6/Tsead-Bruinja


BEBÍ HASTA QUE FUI LO SUFICIENTEMENTE SIMPLE PARA SER QUERIDO

bebí hasta que fui lo suficientemente simple para ser querido. me dejé querer. la tierra se abrió bajo mis pies. bebí hasta que fui lo suficientemente simple para ser querido. la bebida prendió fuego en mi garganta y detuvo mis pensamientos. bebí hasta que fui lo suficientemente simple para ser querido. ella me llamó por teléfono y yo temblé. ella peleaba por lo que yo despilfarraba. hijo del pensamiento. padre de la oración. culebra serpenteante alrededor de las patas de la gran cama de hierro. caleidoscopio de imágenes granulosas. fumé hasta estar lo suficientemente tranquilo para quedarme. la tierra se abrió. ella me llamó por teléfono y yo temblé. peleamos por lo que yo despilfarraba. el hijo del pensamiento. el padre de la oración. una culebra serpenteante alrededor de las patas de la gran cama de hierro. fumé hasta estar lo suficientemente tranquilo para ser querido.

el hombre que grita al otro lado no tiene paciencia para la señal de llamada. ella no contesta. el hombre que grita al otro lado de la línea está en una llanura. delante de él un campo lleno de flores. en medio de un prado hay dos tórtolos tumbados sin teléfono. a la izquierda del prado hay una llanura. a la derecha una mujer en una cabina telefónica esperando una llamada. de la cabina sale un cable. en medio de un prado hay dos tórtolos tumbados sin teléfono. por encima de ellos pasa un cable gordo blanco. cuando la mujer atiende el teléfono vuelan los pájaros. se llevan las flores, grita el hombre. él espera no espera la señal de llamada. espera a los pájaros. luego.

él arrastra a un niño por la arena. que se resiste. que da un respingo. lárgate de aquí. cambia de especie. extínguete. él arrastra a un niño por la arena. que falla.

ella tiene ojeras. que se las lleve el agua. en el pastel hay velas. que se las lleve el agua. ella tiene ojeras. su hijo subido a unos zancos. se enoja. contén la ira. aplaza. que se la lleve el agua. que se la lleve el agua hacia la llanura. hay dos tórtolos tumbados en un prado. sin teléfono. sin vista a la cabina telefónica. sin vista a la llanura. la playa se abrió bajo mis pies. el niño se cayó. ella me llamó por teléfono y yo temblé. las flores desaparecieron de las dunas. fumé hasta que estuve lo suficientemente tranquilo para ver a los tórtolos riendo en el prado. bebí hasta que estuve lo suficientemente callado para ser querido.



(Traducción de Diego Puls)

viernes, 19 de mayo de 2017

Un poema de Miriam van Hee 
(Bélgica, 1952)



Traducido del flamenco por Stefaan van den Bremt y Marco Antonio Campos. Naturalmente, Miriam estará en el IV FIPLIMA (27-30 de setiembre). 


Velada de dun laoghaire


I

la dama de letonia relataba
cómo fueron a parar los pueblos:
los finlandeses continuaban empujando
a los lapones al norte

y los prusianos eran tan belicosos,
no es broma, que todos
perecieron
en sus conquistas

¿por qué hay tan pocos
poemas divertidos?, suspiraba
la dama de letonia, le hizo una seña al camarero
y pidió más whisky, luego
miró hacia afuera y dijo
que ya no existía nadie
que hablara prusiano


II

se habían confundido el mar y
el cielo, por los faros
aún se veía dónde se extendía el horizonte,
hacían señas, no como un padre o
un amigo, hacían señas desde
la vida eterna, la libertad
de ida y regreso

finalmente ya no se distinguían
sino las palmas en la luz
que venía de los cuartos del hotel
y más lejos se oía en golpeteo
de las sogas contra los mástiles

para todo hay un decorado:
para el reencuentro, la despedida
y la espera

III

el mundo es grande, dijo
la dama de letonia,
europa, américa, mi padre
pereció en Siberia

hablamos el idioma más antiguo
de europa, somos pocos
por eso conversamos mucho,
uno debería lavarse la boca con jabón,
dijo mi madre ¿dónde
está ahora mi madre, por qué
no puedo callar, por qué
no puedo llorar’

la vida es larga, dijo la dama
de letonia, y no se puede
cambiar por otra


IV

de donde estaba sentada distinguía
una isla en la que
brillaba el sol de vez en cuando
como en mí, abajo
las gaviotas hacían sus ruidos
quejándose, nerviosas y agitadas:
estaban en casa

la isla se ponía oscura,
gris y luego de un verde intenso
como si se sonrojara, y comprendí
que antaño el sol fue adorado
como si recibieras
atención de alguien, aun

cuando estuvieras completamente sola

miércoles, 17 de mayo de 2017

Un poema de Cesare Pavese
(1908-1950)


El vino triste

Lo difícil es sentarse sin hacerse notar.
Todo lo demás viene luego por añadidura. Tres sorbos
y vuelve el deseo de pensarlo a solas.
Se abre un fondo de lejanos zumbidos,
todo se esparce, y es un milagro
haber nacido y contemplar el vaso. El trabajo
(el hombre solo no puede no pensar en el trabajo)
vuelve a ser el antiguo destino que es hermoso sufrir
para poderlo recordar. Después los ojos se clavan
en la nada, dolientes, como si estuvieran ciegos.

Si este hombre se levanta de nuevo y va a su casa a dormir,
semeja a un ciego que ha perdido el camino. Cualquiera
podría aparecer de pronto en una esquina y molerlo a golpes.
Podría surgir una mujer y tenderse en la calle,
bella y joven, bajo otro hombre, gimiendo
tal como una mujer gimiera alguna vez con él.
Pero este hombre no ve. Va a su casa a dormir
y la vida no es más que un zumbido de silencio.

Si se le desnuda, en este hombre se encuentran, dispersos,
miembros exhaustos y pelo brutal. ¿Quién diría
que en él transitan tibias venas
donde antes crepitaba la vida? Nadie
creería que alguna vez una mujer acarició
y besó ese cuerpo, estremecido,
bañándolo de lágrimas, ahora que el hombre,
al fin en casa para dormir, no lo consigue, y gime.

                                               Diciembre 1934

(Traducción del italiano de Renato Sandoval Bacigalupo)


Il vino triste

La fatica è sedersi senza farsi notare.
Tutto il resto poi viene da sé. Tre sorsate
e ritorna la voglia di pensarci da solo.
Si spalanca uno sfondo di lontani ronzii,
ogni cosa si sperde, e diventa un miracolo
esser nato e guardare il bicchiere. Il lavoro
(l’uomo solo non può non pensare al lavoro)
ridiventa l’antico destino che è bello soffrire
per poterci pensare. Poi gli occhi si fissano
a mezz’aria, dolenti, come fossero ciechi.


Se quest’uomo si rialza e va a casa a dormire,
pare un cieco che ha perso la strada. Chiunque
può sbucare da un angolo e pestarlo di colpi.
Può sbucare una donna e distendersi in strada,
bella e giovane, sotto un altr’uomo, gemendo
come un tempo una donna gemeva con lui.
Ma quest’uomo non vede. Va a casa a dormire
e la vita non è che un ronzio di silenzio.


A spogliarlo, quest’uomo, si trovano membra sfinite
e del pelo brutale, qua e là. Chi direbbe
che in quest’uomo trascorrono tiepide vene
dove un tempo la vita bruciava? Nessuno
crederebbe che un tempo una donna abbia fatto carezze
su quel corpo e baciato quel corpo, che trema,
e bagnato di lacrime, adesso che l’uomo
giunto a casa a dormire, non riesce, ma geme.



martes, 16 de mayo de 2017



Poemas de RSB



Hoy, unos poemas antiguos míos en una nueva y muy buena revista de poesía de Colombia: Otro páramo. Parece que el tiempo realmente pasa, pero la poesía no...(RSB)

lunes, 15 de mayo de 2017

Heidegger y Celan, ¿una sola voz?



El pronazi Martin Heidegger y el judío Paul Celan se profesaban una mutua y compleja admiración, que los llevó a leer y hasta anotar detalladamente los libros del otro. Se ignora cómo fue el único encuentro que se produjo cuando un brumoso día este fue a visitar a aquel. Lo cierto es que hay más que una semejanza en la angustiada visión del mundo que rezuman sus obras, así como en la ominosa y desesperante oscuridad de su enunciación. Como sea, Celan no perdió la oportunidad de hacer mofa (y, de paso, autocriticarse) de lo farragoso e "impío" de la dicción y del pensamiento de Heidegger (cuyo nombre podría acaso traducirse como "el que rastrilla eriazos) al componer el siguiente poema, de los más abstrusos que tiene. Su primer verso hace un juego de palabras intraducible ("heidegängerisch"=relativo a caminar por eriazos) por el que alude al autor de "Ser y tiempo" y a algunos de sus conceptos básicos (como la proximidad, la muerte...). Para el lector español, he tratatado de compensar la mencionada intraducibilidad apelando a "Sendas perdidas", una de las obras más conocidas del filósofo alemán. De otro lado, no deja de ser irónico que el "rastrillador de eriazos" estuviera predestinado a arar y predicar en el desierto mediante un pensamiento tan torrencial y arrasador, como también contradictorio y moralmente incongruente como el suyo. (RSB)

Largo

Al igual que tú, senda perdida de lo cercano:

más 
grandes 
que la muerte yacemos 
juntos, lo in-
temporal bulle
bajo el respiro de tus párpados,

el par de mirlos pende
junto a nosotros, bajo
nuestras comunes, ascendentes
y blancas

metas-
tasis.


Largo

Gleichsinnige du, heidegängerisch Nahe:

über-
sterbens-
groß liegen
wir beieinander, die Zeit-
lose wimmelt
dir unter den atmenden Lidern,

das Amselpaar hängt
neben uns, unter
unsern gemeinsam droben mit-
ziehenden weißen

Meta-
stasen.


(Traducción del alemán de Renato Sandoval Bacigalupo)

viernes, 12 de mayo de 2017

Un poema de Louis-Philippe Hébert 
(1946, Quebec, Canadá) 





Es, definitivamente uno de los poetas más notables de su país. Gracias a Gaston Bellemare, director del Festival Internacional de Poesía de Troís-Rivières, Quebec, estará, por cierto, en el IV FIPLIMA (27-30 de setiembre). Sigue un poema suyo, traducido por Adrien Pellaum.

MI ALMA

Mi alma es un monstruo agazapado en el vientre de la noche
la oscuridad lo alimenta, a ese monstruo
y también es la oscuridad la que sale de él
está sentado, mi monstruo
sus rodillas son más oscuras que las horas de la media noche
juega con sus pies como un bebé
y duerme como un perro en su tapete

es un monstruo negro que grita
es un embudo
por el lado chico, está meando
por el otro, el lado ancho
se traga todo lo que se le va presentando
cuando tiene hambre tiene hambre cuando se le da la gana
reza
su rezo se alza en la noche
se eleva en la oscuridad
lo oigo, al embudo, y me estremezco

¡cállate, niñote oscuro!
es un niño
entiéndanme, es mío

sus brazos son enormes y cortos
y también sus patas
y cuando se levanta, anda a tientas
cae en la noche
cae en el fango

mi alma es un monstruo agazapado en los corredores de mi panza
busca una puerta, busca una salida
mas como estoy vivo
me sigue deseando
y se hunde en mi cuerpo
con la misma delicadeza con la que me deslizo en la cama

mi alma es un monstruo en la noche agazapado
mi casa es su casa
no hay de otra
puede dormir tranquilo
no lo despierta ningún ruido
soy yo el que tiene que cargarlo
en mí tiene que hacer su nido
poner sus huevos oscuros
su huevos llenos de efluvios
que infestan mi cuerpo de anciano

vamos, monstruo
pon tus huevos de desconsuelo
en mi cuerpo huidizo
monstruo oscuro
ponlos en mi cuerpo finito

mi alma es un monstruo agazapado en el fondo de la noche
para salir de ahí me comerá
mi monstruo me come
como el gusano come su fruta
  
(Traducción del francés de Adrien Pellaum)



martes, 9 de mayo de 2017

Narciso y Basho




"Había un estanque de ranas y ondas replicantes en una maceta que yo cuidaba con celo. Era el cosmos reflejado a sí mismo sin tiempo que lo contradijera. ¿Quién habría protestado por semejante garbo y esa belleza parida por no haber sido imaginada? Hoy las ranas ladran, rugen, chillan o putean, mientras el estanque muere ahogado entre lotos cobardes y uno que otro gorgojo se refocila con sus algas." (RSB)

lunes, 8 de mayo de 2017

Tres poemas de Petra Ganglbauer
(Graz, Austria,1958)

Su amplia obra literaria comprende lírica, prosa, radio teatro, trabajos sobre la teoría literaria y además proyectos interdisciplinarios. Recibió varios premios, entre otros el Literaturförderungspreis der Stadt Graz 1994 y el Literaturförderungspreis der Stadt Wien. Algunas de sus más recientes publicaciones son: Niemand schreit (2001); Manchmal rufe ich dorthin (2004); Schräger Garten Texte (2001); Meeresschnee (2001); Der Himmel wartet (2006); Im Schonungslosen (2007); Die Überprüfung des Meeres (2010), etc. Traducción del alemán de Enrique Moya. Por supuesto, ella estará en el IV FIPLIMA (27-30 de setiembre).

OBJETOS MISTERIOSOS

Así parados, frente al cerco del presente
obsesionado por los objetos, – pretende ser osado y moderno –,
¡Cuidado,
Las agujas del reloj nada tienen que ver con el
Instante!
Objetos misteriosos. Caen del cielo en un aire inmóvil
y se reúnen en concilio.
Objetos misteriosos. Pompas de jabón. Cofres llenos de recuerdos
En la hierba sin cortar.
Miramos en sus almas profundas.
Allá se precipitan nuestras memorias como un oscuro
Paisaje.
El polvo se arremolina alto, y el mundo detrás
¿Qué color tiene?

PIEDRA FUNDAMENTAL DE LA HISTORIAS

Soy, por ahora, un vivo y exacto retrato.
Brazos ladran, ojos chillan,
Me he convertido en sospechosa.
De lejos me miran fijándose
En mi cara torcida, y luego
Pierdo el control.
A mis espaldas una voz cuenta
Mis años de vida.
Mi gorra se tiñe. Un cielo marrón posa sobre mi
Cabeza.

De las limitaciones en esos tiempos.
De los ladridos y de la intimidación.
De la prepotencia y del desvanecimiento.
Pienso, me voy a transplantar

*

DOLOR, hablo del dolor
De ese poema prohibido, juzgado,
Esa
Inaudita idea en lo más
Profundo de mi oído,
En mi evidente
Asombro, mi inconcebible
Pregunta jamás planteada.
(¡menos en voz alta!)

sábado, 6 de mayo de 2017

Jan Erik Vold 
(Noruega, 1939)


Poeta, traductor y jazzista. Sobre este último aspecto, sus poemas (leídos por Jan) fueron musicalizados por el genial trompetista Chet Baker. Ese trabajo al alimón apareció en disco con el título Telemark Blue (1988), canto de cisne del irrepetible Chat (1922-1988). Vold, por supuesto, estará en el IV FIPLIMA (27-30 de setiembre). 


martes, 2 de mayo de 2017

Un poema de Jalal el Hakmaoui
(Casablanca, Marruecos, 1965)


Jalal El Hakmaoui (Casablanca, 1965). Es poeta, traductor, crítico de cine y periodista independiente. Ha publicado los libros de poesía: Allez un peu au cinéma, (2007); Certificat de Célibat (1997). Miembro de la Maison de la Poésie en Marruecos y de la Union des Écrivains. Es director de la revista de poesía en lengua francesa Électron Libre.

¿POR QUÉ EL POETA LLEVA A SU MUJER A UN MCDONALDS?
Cruzas tus piernas
Mientras que hay olas que se arrodillan a tus pies
Como un rebaño de camellos furiosos
Comes por primera vez en tu vida
Una hamburguesa americana
Mientras tanto acaricias el cuello carnoso de tu esposa
Discutiendo sobre la lavadora “Nifari”
La camisa agujerada de ‘Othmane’
Y la mosca rubia americana que acabas,
Sin darte cuenta, de tragar
Pero tu esposa te dice que tu automóvil es igual de feo que un perro sarnoso
Que deberías cambiarlo por un burro respetable
Si no quieres que ella te cambie a ti y a tus teorías críticas
Por cualquier mueble que sirva para decorar el dormitorio
Tu esposa se muere de risa y llora con todas sus fuerzas
Abriendo a la lengua del viento las plumas de sus muslos
Tú quisieras apretarla entre tus dientes
Y romperla como una nuez podrida
O encerrarla en una caja de cerillos vacía posada sobre la mesa
Eres entonces un hombre de principios convencido
De haberte casado después de una “lovestory”
Con una cerda que tiene facciones de “Manfalouti” y patas de “Nazic”
Y que a causa de todo eso
Tú te suicidas cotidianamente tragando 100 poemas clásicos
No te interesan los cerdos
Pero los cerdos tampoco tienen
Tiempo para perder tratando de interesarte
(Y es esto lo que importa)
Así, desde que pones los labios sobre los de la ballena sentada en frente de ti
Te das cuenta que la Tierra se hunde en un vaso medio lleno de agua congelada
Y que eres un poeta lleno de dicha
La joven niña flaca
Con la cabeza tan pequeña como una pelota de tenis
Está leyendo “Femme Actuelle” viendo (con ingenuidad)
A las parejas dentro de un McDonalds
Que escupen felicidad enseñando (fingiendo la paternidad) sus manos
Detrás de sus pequeños hijos rubios que lloran diciendo:
Papá… papá… mira… ese hombre está meando nuestro automóvil
McDonalds se ríe burlonamente mientras se rasca el culo
Y el poema, el poema es un filete de pescado que usa mallas gigantes
Para atrapar la mayor cantidad posible de osos
No me fiaré de la esposa de un poeta que tiene razgos de Manfalouti
Ni de la joven muchacha flaca que leía “Femme Actuelle” y miraba
(de vez en cuando) su reloj, dejando de lado su vaso todavía lleno de Coca-Cola.

(Traducción de Pablo Robles Gastélum)