lunes, 8 de mayo de 2017

Tres poemas de Petra Ganglbauer
(Graz, Austria,1958)

Su amplia obra literaria comprende lírica, prosa, radio teatro, trabajos sobre la teoría literaria y además proyectos interdisciplinarios. Recibió varios premios, entre otros el Literaturförderungspreis der Stadt Graz 1994 y el Literaturförderungspreis der Stadt Wien. Algunas de sus más recientes publicaciones son: Niemand schreit (2001); Manchmal rufe ich dorthin (2004); Schräger Garten Texte (2001); Meeresschnee (2001); Der Himmel wartet (2006); Im Schonungslosen (2007); Die Überprüfung des Meeres (2010), etc. Traducción del alemán de Enrique Moya. Por supuesto, ella estará en el IV FIPLIMA (27-30 de setiembre).

OBJETOS MISTERIOSOS

Así parados, frente al cerco del presente
obsesionado por los objetos, – pretende ser osado y moderno –,
¡Cuidado,
Las agujas del reloj nada tienen que ver con el
Instante!
Objetos misteriosos. Caen del cielo en un aire inmóvil
y se reúnen en concilio.
Objetos misteriosos. Pompas de jabón. Cofres llenos de recuerdos
En la hierba sin cortar.
Miramos en sus almas profundas.
Allá se precipitan nuestras memorias como un oscuro
Paisaje.
El polvo se arremolina alto, y el mundo detrás
¿Qué color tiene?

PIEDRA FUNDAMENTAL DE LA HISTORIAS

Soy, por ahora, un vivo y exacto retrato.
Brazos ladran, ojos chillan,
Me he convertido en sospechosa.
De lejos me miran fijándose
En mi cara torcida, y luego
Pierdo el control.
A mis espaldas una voz cuenta
Mis años de vida.
Mi gorra se tiñe. Un cielo marrón posa sobre mi
Cabeza.

De las limitaciones en esos tiempos.
De los ladridos y de la intimidación.
De la prepotencia y del desvanecimiento.
Pienso, me voy a transplantar

*

DOLOR, hablo del dolor
De ese poema prohibido, juzgado,
Esa
Inaudita idea en lo más
Profundo de mi oído,
En mi evidente
Asombro, mi inconcebible
Pregunta jamás planteada.
(¡menos en voz alta!)

No hay comentarios:

Publicar un comentario