domingo, 24 de septiembre de 2017

EL ODIO POÉTICO DE SIEMPRE SE HA DESENMASCARADO EN EL PERÚ 



Una enorme pena que algun@s poetas, supuestamente amig@s del amor, de la Poesía y de la fraternidad, se@n l@s que vuelven a la carga para boicotear y destruir el FIPLIMA. Claro, lo que en realidad quieren es destruirme a mi, y a base de calumnias lanzadas sin pudor por un puñado de ellos, que ha logrado ganar a otros más incaut@s que, sin siquiera conocerme en persona, han decidido creer que esas calumnias son verdad. La famosa posverdad, pues. En los medios, el primero que calumnia, "gana" y más si tienen en tales medios gente de la misma clase. En algún momento la verdadera verdad saldrá a relucir, para vergüenza y oprobio de ese grupo, que nunca trascenderá, como quiere y sueña. ¡Patético! ¡Y viva el FIPLIMA! 

No hay comentarios:

Publicar un comentario