martes, 21 de noviembre de 2017

Dos de poesía y Rubik


1.- La poesía es como el cubo de Rubik: única y llana en cada una de sus seis lados antes de empezar a jugar con él y nunca ganarle.
2.- Así es, la poesía es al cubo de Rubik antes de empezar a retorcerlo, estrujarlo, estrangularlo: ordenada, sólida, segura y armónica en toda su composición, como un cuadro de Mondrian. Los poemas, más bien, son al cubo puesto por fin en movimiento: caóticos, abigarrados, extraviados, angustiados, arrojados al horror de su propia individualidad que difícilmente volverá a su estado de magnificencia, equilibrio e inmutabilidad originales.
       De: Atajos a la nada. (Opiniones y versiones). Lima: Nido de Cuervos, 2017, 296 pp.)

No hay comentarios:

Publicar un comentario