jueves, 23 de noviembre de 2017

Entrega de premio



Poeta, al recibirlo no dirijas tu mirada al cielorraso, a las luminarias, con gesto altivo, solemne o hierático; más bien con espanto, mirando hacia abajo, a tu piso, que en esos momentos empieza a volverse polvo.

De: Atajos a la nada. (Opiniones y versiones). Lima: Nido de Cuervos, 2017, 296 pp.

No hay comentarios:

Publicar un comentario