lunes, 20 de noviembre de 2017

'Yon' y el origen de las lenguas exclamadas

Con una mezcla de sorpresa y estupor, leo que el lingüista georgiano Nikolaj Yákovlevich Marr (1864-1934) postulaba y defendía con ardor que el origen de todos los idiomas partía de cuatro exclamaciones, a saber, ‘sal’, ‘ber’, ‘yon’ y ‘rosh’. Por añadidura, propuso la teoría monogenética de las lenguas caucásicas, las cuales tendrían como hermanos al vasco y al etrusco (este aún sin ser descifrado). A estas las incluyó en lo que él denominó ‘familia jafética’ (por Jafet, hijo de Noé, y hermano de Cam y Sem) porque las consideraba emparentadas con las lenguas semíticas (de Sem). Todo esto mientras en sus ratos libres se daba maña para excavar Ani, la antigua capital de Armenia, su patria adoptiva. Tanta erudita especulación, tanto entusiasmo por hurgar en los supuestos orígenes del lenguaje hacen sinceramente que me emocione como un niño ante un helado de frambuesa y que quiera renunciar a cualquier saber, moda, placer o tradición para descubrir mi propia exclamación y así poder presenciar el nacimiento de mi propio origen.
De: Atajos a la nada. (Opiniones y versiones). Lima: Nido de Cuervos, 2017, 296 pp. Presentación de Pablo Carreño.

No hay comentarios:

Publicar un comentario