miércoles, 31 de enero de 2018

Un poema más de Rilke
(1875-1926)

Señor, da a cada quien su propia muerte.
El morir que de cada vida brota,
donde él tuvo amor, sentido, apremio.

Pues solo somos vaina y hoja.
La gran muerte que todos llevan en sí,
fruto en torno al cual todo gira.

Por ella se alzan las muchachas
y como un árbol salen de un laúd,
y los muchachos aspiran a ser hombres;
y en las mujeres los jóvenes confían
ante miedos que nadie más asumiría.

Y por ella sigue lo contemplado
como eterno, aun cuando se marchó hace tiempo;
y quien formaba y construía
se hizo mundo por ese fruto, se heló y derritió,
y se enredó con él y le dio luz.
En él ha entrado todo calor
del corazón y el blanco ardor de los cerebros -:
Pero tus ángeles pasan como bandadas
y vieron que estaban verdes todos los frutos.


(Trad. de RSB. De El libro de las horas, de muy próxima aparición)


O Herr, gib jedem seinen eignen Tod.
Das Sterben, das aus jenem Leben geht,
darin er Liebe hatte, Sinn und Not.
Denn wir sind nur die Schale und das Blatt.
Der große Tod, den jeder in sich hat,
das ist die Frucht, um die sich alles dreht.
Um ihretwillen heben Mädchen an
und kommen wie ein Baum aus einer Laute,
und Knaben sehnen sich um sie zum Mann;
und Frauen sind den Wachsenden Vertraute
für Ängste, die sonst niemand nehmen kann.
Um ihretwillen bleibt das Angeschaute
wie Ewiges, auch wenn es lang verrann, –
und jeder, welcher bildete und baute,
ward Welt um diese Frucht, und fror und taute
und windete ihr zu und schien sie an.
In sie ist eingegangen alle Wärme
der Herzen und der Hirne weißes Glühn –:
Doch deine Engel ziehn wie Vogelschwärme,

und sie erfanden alle Früchte grün.

Pensamiento por la acción

Considerando que el que pinta es pintor, el que escribe es escritor, me imagino que el que piensa es pensador (¡vaya ocupación), esto pienso hoy:
"Sobre la vida diaria, ahora en el Perú, siempre he seguido y querido participar en estos avatares que nos inflige; no hay que no ser poeta para pensar, expresarse y -lo más importante- es vital hacer propuestas concretas y ojalá viables. Para mí, no basta con protestar; lo fundamental es encarar las cosas con imaginación y valor. Y para todos, en particular para los atentos a la poesía (¡pequeño e inmenso mundo!), hay que tener cuidado con el lenguaje; se le estropea, se le mata con ruido y tonos destemplados y chirriantes, desprovistos por completo de una capacidad para suscitar reconocimientos y urgente tolerancia. En lo personal, una pena que no haya en los medios escritos un canal para hablar de esto y de otras cosas (las redes sociales hasta ahora no son saludables). A los pocos que opinan ahí lo hacen desde la falta de experiencia, ideas, coraje, sencillez y, claro, falta de interés y encanto. Está bien la juventud, pero mejor la experiencia." (Fin de pensar) (RSB)

domingo, 28 de enero de 2018

Un poema de RSB (con voz)

Rostro


Respiro
            respiro
                        respiro
y va apareciendo un labio
y luego el otro, firme,
tieso, sólido, un horizonte
de amenazas, promesas, loas
o premoniciones de los que abundan
y caen entre las hiedras.
Otras dos líneas más: ceño
digno, severo, atento
o esfuerzo para verme
entre las briznas de la tarde
o en la noche en brasas
de esas que te habitaban
de luna a sol, de nada a más nada,
siempre bañado por sudores
y cenizas. No hay ojos debajo.

Respiro
            Respiro
                        Respiro

Losa azul sobre ese ceño,
de esos lagos remisos
entre nubes y duelos,
granito de ganas, absoluto
en la pena
de no ser ya de nadie
y menos de mí, que te reclamo
sin saberlo, leso, átono, sin
querer lo que no veo,
solo desierto extendido, planchado,
doblado y sumergido
en el cajón de la memoria,
que de tanto recordar
lo que alguna vez fue rostro completo
ahora es humo y espuma,
nuevo cielo bajo
cielo añejo,
solo ahogo, miedo
antiguo que ya no calma,
cura, promete.

Respiro
            respiro
respiro

Solo respiro,

Simplemente.

sábado, 27 de enero de 2018

Los dos últimos poemas 
de Edith Södergran
(Finlandia, 1892-1923)

LA TIERRA QUE NO ES

Ansío la tierra que no es,
pues todo lo que es de desearlo ya me cansé.
En runas de plata me habla la luna
de la tierra que no es.
La tierra donde maravillosamente saciaremos nuestro deseo,
la tierra donde caerán nuestras cadenas,
la tierra donde refrescaremos nuestra frente herida
en el rocío de la luna.
Mi vida fue un ardiente espejismo.
Pero he hallado una cosa y una cosa en verdad he ganado:
el camino a la tierra que no es.

En la tierra que no es
va mi amado con una corona esplendente.
¿Quién es mi amado? Es sombría la noche
y las estrellas tiemblan al responder.
¿Quién es mi amado? ¿Cuál es su nombre?
Los cielos se elevan cada vez más alto,
y un hijo de hombre se ahoga en brumas infinitas
e ignora la respuesta.
Pero un hijo de hombre solo es una certidumbre.
Y eleva sus brazos allende todos los cielos.
Y he aquí que llega una respuesta: Soy yo a quien amas
         y al que siempre tú amarás.


LLEGADA AL HADES

Mira, he aquí la ribera de la eternidad,
aquí resuena a su paso la corriente
y toca la muerte entre las matas
su misma monótona melodía.

Muerte, ¿por qué callaste?
Desde lejos hemos llegado
y tenemos hambre de escuchar,
jamás tuvimos un ama
que cantar pudiera como tú.

La corona que no adornó mi frente
en silencio a tus pies la deposito.
Me mostrarás un país maravilloso
donde existan elevadas palmas
y entre columnatas vayan
las olas del anhelo.



(Trad. del sueco de RSB)

viernes, 26 de enero de 2018

Un poema de 
Konstantinos Petrou Kavafis
   (Alejandría, Egipto-Grecia, 1863-1933)

LA CIUDAD

Dijiste, “Me iré a otra tierra, me iré a otro mar.
Hallaré otra ciudad, mejor que esta.
A todos mis denuedos maldice el destino;
y mi corazón está –como un cadáver– sepultado. 
Hasta cuándo seguirá mi mente en este baldío.
A donde vuelvo los ojos, dondequiera que mire
veo las ruinas negras de mi vida aquí,
donde pasé tantos años arruinando y derrochando.”

No hallarás nuevas tierras, no hallarás otros mares.
Te seguirá la ciudad. Deambularás por las mismas
calles. Te harás viejo en los mismos barrios;
y encanecerás en las mismas casas.
Siempre llegarás a esta ciudad. No esperes otra–
No hay un barco para ti, no hay camino.
Así como arruinaste tu vida
en este mísero rincón, la has arruinado en todo el mundo.

(Antigua y reencontrada trad. de RSB)


Η Πόλις

Είπες· «Θα πάγω σ’ άλλη γη, θα πάγω σ’ άλλη θάλασσα.
Μια πόλις άλλη θα βρεθεί καλλίτερη από αυτή.
Κάθε προσπάθεια μου μια καταδίκη είναι γραφτή·
κ’ είν’ η καρδιά μου — σαν νεκρός — θαμένη.
Ο νους μου ως πότε μες στον μαρασμόν αυτόν θα μένει.
Όπου το μάτι μου γυρίσω, όπου κι αν δω
ερείπια μαύρα της ζωής μου βλέπω εδώ,
που τόσα χρόνια πέρασα και ρήμαξα και χάλασα.»
Καινούριους τόπους δεν θα βρεις, δεν θάβρεις άλλες θάλασσες.
Η πόλις θα σε ακολουθεί. Στους δρόμους θα γυρνάς
τους ίδιους. Και στες γειτονιές τες ίδιες θα γερνάς·
και μες στα ίδια σπίτια αυτά θ’ ασπρίζεις.
Πάντα στην πόλι αυτή θα φθάνεις. Για τα αλλού — μη ελπίζεις—
δεν έχει πλοίο για σε, δεν έχει οδό.
Έτσι που τη ζωή σου ρήμαξες εδώ
στην κώχη τούτη την μικρή, σ’ όλην την γη την χάλασες.

(Κωνσταντἰνος Πἐτρου Καβἀφης)

jueves, 25 de enero de 2018

Un poema de Paavo Haavikko
(Finlandia, 1931-2008)


AHORA QUE TE HABLO DEL EMPERADOR…

Ahora que te hablo del emperador, tú lo ves, entre todo,
ahora que te hablo del emperador, ves: es invierno, el emperador está solo,
el emperador es una imagen que se aclara en la penumbra,
el emperador es una imagen,
llega la penumbra,
hay una maraña de árboles como nido de águilas en una pendiente,
         el seco grosor de ramas,
y el emperador está solo y está claro,
está en su refugio estival que es frío en invierno,
él es a quien ves más claramente en la oscuridad, y el pensamiento,
el ave, la lechuza, tu invisible pensamiento pueden ver también
         al emperador den la oscuridad.

Te he guiado extraviadamente y estás junto a una montaña invernal
e intentas mirar por entre las ramas al emperador que no está,

cuando cierras los ojos vuelves a verlo en su refugio estival
y su imagen es clara,

te he guiado extraviadamente, abre tus ojos y no me escuches,

el poder de tu imperio está en tu corazón, allí es fuerte,
el imperio se encumbra y se desploma en un abrir y cerrar de ojos,

muere al abrirse los ojos.


(Traducción del español de Katriina Similä y Renato Sandoval Bacigalupo. De: Palacio de invierno y otros poemas. Lima: Editorial Nido de Cuervos, 1989)


KUN NYT KERRON KEISARISTA…

Kun nyt kerron keisarista näet hänet, keisarin, kesken kaiken,
kun nyt kerron keisarista, näet: talvi on, keisari yksinäinen,
keisari on kuva joka käy selväksi hämärässä,
keisari on kuva,
hämärä on tulemassa,
on ryteikkö rinteillä kuin kotkanpesä, oksien tiuha kuivuus,
ja keisari on yksin ja hän on kirkas,
hän on huvilinnassa joka on kylmä talvella,
hän on se jonka näet pimeässä selvimmin, ja ajatus,
lintu, huuhkain, sokko ajatuksesi sentään näkee myös pimeässä keisarin.

Olen johtanut sinut harhaan ja seisot talvisen vuoren äärellä
ja koet tähystää oksien halki keisaria jota ei olekaan,

kun suljet silmäsi näet keisarin taas huvilinnassaan
ja hänen kuvansa on kirkas,

olen johtanut sinut harhaan, avaa nyt silmäsi äläkä kuuntele minua,

keisarkunnan voima on sinun sydämessäsi, siellä se on vahva,
keisarkunta syntyy ja kaetuu silmää räpyttämällä,

se kuolee kun silmät avautuvat.


Un poema de Rilke a la música

A LA MÚSICA

Música: aliento de las estatuas, tal vez:
silencio de las imágenes. Lengua,
donde acaban las lenguas; tiempo,
perpendicular a los corazones en fusión.
¿Sentimientos para qué? ¿Metamorfosis
de los sentimientos en qué? En un paisaje de sonidos.
Música: país extranjero. Corazón que huye
de nosotros. Espacio el más íntimo de nosotros
que, levantándose por encima de nosotros mismos,
nos expulsa: sacra partida...
Nuestro interior
nos rodea,
como una lejanía perfectamente ejercida,
como un reverso del aire,
puro,
inmenso,
inhabitable.

(Trad. de RSB)


AN DIE MUSIK

Musik: Atem der Statuen, vielleicht:
Stille der Bilder. Du Sprache, wo Sprachen
enden, du Zeit,
die senkrecht steht auf der Richtung vergehender Herzen.
Gefühle zu wem? O du, der Gefühle
Wandlung in was?: in hörbare Landschaft.
Du Fremde: Musik. Du uns entwachsener
Herzraum. Innigstes unser, das, uns übersteigend,
hinausdrängt —,heiliger Abschied:
da uns das Innre umsteht
als geübteste Ferne, als andre
Seite der Luft,
rein,
riesig,
nicht mehr bewohnbar.


Un poema de Marianne Moore
(EEUU, 1887-1972)
Marianne Moore (1887-1972)

A un caracol

Si “la comprensión es el primer don del estilo”,
tú lo tienes. La contractilidad es una virtud
así como la modestia es una virtud.
No es adquirir cualquier cosa
lo que puede adornar,
o la capacidad eventual que se produce
como concomitante de algo bien dicho,
lo que apreciamos en estilo,
sino el principio escondido:
a falta de pies, “un método de conclusiones”;
“un conocimiento de principios”,
en el fenómeno curioso de tu cuerno occipital.

(Trad. de RSB)

To a Snail

If “compression is the first grace of style”,
you have it. Contractility is a virtue
as modesty is a virtue.
It is not the ac-quisition of any one thing
that is able to adorn,
or the incidental quality that occurs
as a concomitant of something well said,
that we value in style,
but the principle that is hid:
in the absence of feet, “a method of conclusions”;
“a knowledge of principles”,
In the curious phenomenon of your occipital horn.


martes, 23 de enero de 2018

                 Un poema de Hart Crane
(EEUU, 1899-1932)

Y abejas del paraíso

Había llegado, atravesando todo el mar,
Pero volví a encontrar la ola entre tus brazos
Donde claramente fuertes y riscos
Se disolvían en un cielo de señales-

Jardines marinos alzados hacia el arcoíris con la mirada
Encontré

Sí, altos, inseparables nuestros días
Pasan rumbo al sol. Hemos ido por cielos ardientes
Inexorables y ceñidos con tu rezo,

Henchidos por la paloma, y abejas del Paraíso.


(Trad. de RSB)



And Bees of Paradise

I had come all the way here from the sea,
Yet met the wave again between your arms
Where cliff and citadel--all verily
Dissolved within a sky of beacon forms--

Sea gardens lifted rainbow-wise through eyes
I found.

Yes, tall, inseparably our days
Pass sunward. We have walked the kindled skies
Inexorable and girded with your praise,

By the dove filled, and bees of Paradise.

lunes, 22 de enero de 2018

Un poema de Pierre Jean Jouve
(Arras, Francia, 1877-París, 1976)
UNA MUJER DORMIDA

En un tiempo humilde y profundo eras más bella
En una lluvia desesperada eras más cálida
En un día del desierto te veía más húmeda
Cuando los árboles están en el acuario del tiempo
Cuando la mala ira del mundo está en los corazones
Cuando la desgracia está cansada de tronar en las hojas

Eras dulce
Dulce como los dientes del marfil de los muertos
Y pura como el coágulo de sangre
Que brotaba riendo de los labios de tu alma

En un tiempo húmedo y profundo el mundo es más oscuro
En un día desierto el corazón es más húmedo.


(Trad. de RSB)


UNE SEULE FEMME ENDORMIE

Par un temps humble et profond tu étais plus belle
Par une pluie désespérée tu étais plus chaude
Par un jour de désert tu me semblais plus humide
Quand les arbres sont dans l’aquarium du temps
Quand la mauvaise colère du monde est dans les cœurs
Quand le malheur est las de tonner sur les feuilles

Tu étais douce
Douce comme les dents de l’ivoire des morts
Et pure comme le caillot de sang
Qui sortait en riant des lèvres de ton âme

Par un temps humide et profond le monde est plus noir
Par un jour désert le coeur est plus humide.