martes, 16 de enero de 2018

Un poema apocalíptico
de Cassiano Ricardo
(Brasil, 1895-1974)
Los futuricidas

Sois el Comando de los Suicidas.
Paradójico pensar que todo sui-
                                               cidio
            será la muerte de Dios
                                               en nosotros.

            Nosotros no. Vamos a salvarLO
de la hecatombe en que, al cabo,
todo tumba.

Nosotros Lo queremos vivo y sano
            aun raspado de
cualquier adorno, pluma o
            liturgia. Calvo.
Sin ningún arcoíris en la
                                    cabeza
                                               o púrpura.
No descuartizado en una villa rica
o atado o al rabo de un caballo
                                               electrónico,
huesos enterrados en una fosa de la
                                               Luna.

No como en cráneo partido en
                                    dos hemis-
                                               ríos
cóncavos, conchas azules de la ba-
                                               lanza.
Dos cráteres en la arena hueca y
                                               fofa,
de un suelo de cal      y estopa;
                        no.

Matar a Dios que está en nosotros sui-
                                               cidándonos
será irnos mucho más allá de nues-
                                               tro blanco
ya que Él existe en     nosotros
            por nuestra culpa.
Creado por el Hombre que lo nutre
                                    con sudor y sangre.

Necesidad de explicación
                                    a quien
            somos y fuimos.

Seríamos unos suicidas de paja,
                                    Estropajos.

Ni siquiera dejar en la ceniza un
                                               billete
o en la piedra, grabado, el fósil
de quien somos y fuimos

                        unos futuricidas,
                        más que
                                    suicidas.



(Traducción del portugués de Renato Sandoval Bacigalupo)

No hay comentarios:

Publicar un comentario